The Cancer Formula

$60.00

Product Description

The Cancer Formula includes Una De Gato, Graviola, Jergon Sacha and Noni. 

Una De Gato helps to increase T-lymphocyte and macrophage production, tonify the blood, and can be used as a broad spectrum infection fighter. Una de Gato also helps repair the lipid matrix in the cell walls and is particularly good for stopping the expansion of virus-laden cells.

Graviola has the ability to kill malignant cells of 12 different types of cancer, including ovarian, colon, breast, prostate, lung, liver, cervical, lymphoma, and pancreatic cancer. Laboratory research showed it to be 10,000 times stronger in killing colon cancer cells than Adriamycin, a commonly used chemotherapy drug.

Jergon Sacha is known to help with cancerous tumors. It’s also the only know herb to help with HIV/AIDS.

Noni is effective as a cancer treatment due to it stimulating the production of Nitric Oxide. Nitric Oxide reduces tumor growth and increases the immune response against the radical replication of cells.

The synergy of these four powerful plants makes it a force to reckon with.

Further Reading

 

Cancer, also called malignancy, is an abnormal growth of cells. There are more than 100 types of cancer, including breast cancer, skin cancer, lung cancer, colon cancer, prostate cancer, and lymphoma. Symptoms vary depending on the type. Cancer treatment may include chemotherapy, radiation, surgery and natural solutions.

Throughout our lives, healthy cells in our bodies divide and replace themselves in a controlled fashion. Cancer starts when a cell is somehow altered so that it multiplies out of control. A tumor is a mass composed of a cluster of such abnormal cells.

Most cancers form tumors, but not all tumors are cancerous.

Benign, or noncancerous, tumors do not spread to other parts of the body, and do not create new tumors. Malignant, or cancerous, tumors crowd out healthy cells, interfere with body functions, and draw nutrients from body tissues.

Cancers continue to grow and spread by direct extension or through a process called metastasis, whereby the malignant cells travel through the lymphatic or blood vessels — eventually forming new tumors in other parts of the body.

The term “cancer” encompasses more than 100 diseases affecting nearly every part of the body, and all are potentially life-threatening.

The major types of cancer are carcinoma, sarcomamelanomalymphoma, and leukemiaCarcinomas — the most commonly diagnosed cancers — originate in the skinlungsbreastspancreas, and other organs and glands. Lymphomas are cancers of lymphocytes. Leukemia is cancer of the blood. It does not usually form solid tumors. Sarcomas arise in bone, muscle, fat, blood vessels, cartilage, or other soft or connective tissues of the body. They are relatively uncommon. Melanomas are cancers that arise in the cells that make the pigment in skin.

Cancer has been recognized for thousands of years as a human ailment, yet only in the past century has medical science understood what cancer really is and how it progresses. Cancer specialists, called oncologists, have made remarkable advances in cancer diagnosis, prevention, and treatment. Today, more people diagnosed with cancer are living longer. However, some forms of the disease remain frustratingly difficult to treat. Modern treatment can significantly improve quality of life and may extend survival.

Most people know of someone in their family who has been diagnosed with cancer. The earlier doctors find cancer, the sooner treatment can start. So it’s helpful to know the most common types of cancer and their warning signs.

There are more than 100 types of cancer, and some are more common than others, depending on things like your age, gender, and racial or ethnic group. (For example, prostate cancer only affects men, and breast cancer is far more likely in women.)

Keep in mind that many cancers don’t have symptoms in their early stages. And if you do have symptoms, they could also show up with other conditions, so you’ll need tests to find out the cause.

Non-melanoma Skin Cancer

Non-melanoma skin cancer, which includes basal cell carcinoma and squamous cell carcinoma, is the most common form of cancer. It affects more than a million Americans each year. Exactly how many new cases there are each year isn’t clear because doctors can often treat it in their office and don’t have to report cases to cancer registries.

Signs of basal cell carcinoma include:

  • Sores that don’t heal, or heal and then reappear.
  • Raised, scaly red patches.
  • Small, shiny, smooth lumps that are pink, red, or white.
  • Pale, flat areas of skin that look like scars.
  • Sores or growths that bleed, itch, or have small blood vessels on their surface.
  • Pink growths with raised edges or indents.

Basal cell carcinoma is most likely to grow on your head, face, neck, and torso.

Signs of squamous cell carcinoma include:

  • Scaly, red patches with uneven borders.
  • Wart-like growths.
  • Sores that bleed easily, won’t heal, or that form a crust that doesn’t go away.
  • Growths that are itchy, irritated, or painful.

Squamous cell carcinoma usually forms on areas of your body that have been repeatedly exposed to sunlight, like your face.

Breast Cancer

Signs include:

  • A new lump or mass in your breastarmpit, or around your collarbone. Most lumps are painless, but some may be painful or tender. (Many lumps aren’t breast cancer, though. The only way to tell is to have your doctor check it.)
  • Swelling in your breast
  • Irritation, dimpling (which may cause your skin to look like an orange peel), thickening, redness, or scaliness of the skin on your breast
  • Pain in your breast or nipple
  • Nipple discharge that isn’t breast milk
  • Nipple retraction (a nipple that’s “dented” or turned inward)

These signs don’t always mean you have breast cancer. That’s why it’s important to see your doctor or a breast specialist if you notice any changes in your breasts.

Lung Cancer

Estimated new U.S. cases in 2020: 228,820

Signs of lung cancer include:

Lung cancer doesn’t usually cause symptoms until it’s advanced (also referred to as late-stage cancer). That’s because your lungs have few nerve endings, so tumors can grow there without causing pain. If you have any of the signs above, see your doctor to get tested for lung cancer and other possible causes, such as asthma.

Prostate Cancer

Estimated new U.S. cases in 2020: 191,930

Signs include:

  • Problems urinating, like trouble starting or holding back urination, leaking, interrupted flow of urine, or a sudden uncontrollable urge to urinate
  • Pain (which may feel like a burning sensation) during urination
  • Needing to pee often, especially at night
  • Trouble getting or keeping an erection
  • Changes in ejaculation, such as pain during ejaculation or a decrease in the amount of fluid ejaculated
  • Blood in the urine or ejaculation fluid
  • Pain in your lower back, thighs, hips, or pelvic area
  • Pressure or pain in your rectum

Prostate cancer doesn’t usually cause early warning signs. Experts recommend that if you’re a man over age 55 and don’t have any symptoms, you should talk to your doctors about whether you should be tested for the disease. If you do have symptoms, see your doctor right away. These symptoms can also be due to other problems like prostatitis (inflammation of the prostate).

Colon and Rectal Cancers

Also called colorectal cancers, experts estimate that 147,950 new cases will be diagnosed in the U.S. in 2020.

Signs include:

  • Losing weight without trying
  • Weakness and exhaustion
  • Changes in your bowel habits (like constipationdiarrhea, or narrow stool) that lasts for more than a few days
  • Pain in your stomach or gut that may come or go but lasts for more than a few days
  • Pressure in your rectum or abdomen. This might feel like you constantly need to have a bowel movement.
  • Blood in your stool (which may look dark red or black)
  • Bleeding in your rectum. This may appear as bright red blood on toilet paper.

Colorectal cancers don’t always cause symptoms until they’re advanced. But signs of colorectal cancers can also be signs of other problems, like hemorrhoids or irritable bowel syndrome. See your doctor if you have any of these problems.

Melanoma

Estimated new U.S. cases in 2020: 100,350

Signs include:

  • A mole or mark on the skin that is asymmetrical, meaning it has uneven edges. The edges may look scalloped or notched.
  • A mole or freckle that has a variety of colors (rather than being all one shade of brown or black). Melanoma may be brown, black, white, red, pink, or even blue.
  • A mole or mark that is red, white, or blue
  • A mole that is larger than the tip of a pencil eraser
  • A mole or mark that’s growing quickly or has changed color or shape
  • A mole or mark that is bleeding, itching, or crusting

Because melanoma causes visible changes on your skin, experts recommend examining your skin from head to toe once a month to spot any potential signs of skin cancer, and having your doctor check your skin once a year, too.

Bladder Cancer

Estimated new U.S. cases in 2020: 81,400

Signs include:

  • Blood in the urine. This is usually the first sign of bladder cancer. Blood may make your urine look pink, red, or orange.
  • Changes in urination, like having trouble urinating, having a weak urine stream, pain during urination, or not being able to urinate.

See your doctor if you have any of these problems. Keep in mind that they could have other causes, such as a urinary tract infection, an overactive bladder, or an enlarged prostate.

Non-Hodgkin’s Lymphoma

Estimated new U.S. cases in 2020: 77, 240

Signs include:

  • Enlarged lymph nodes, which can feel like lumps under the skin
  • Losing weight without trying
  • Feeling weak or tired all the time
  • Chills, fever, or night sweats
  • A swollen abdomen
  • Feeling full after only eating a little
  • Shortness of breath or a cough that doesn’t go away
  • Pain or pressure in your chest
  • A severe infection or regular infections
  • Bruising or bleeding regularly

Non-Hodgkin’s lymphoma is one of the more common forms of childhood cancer, but it affects adults, too. It can be in different areas of the body, which means the symptoms of the disease can vary. For example, lymphoma in your abdomen can cause pain and swelling in your gut, while skin lymphoma can lead to itchy lumps on the skin. Some of the signs of lymphoma are also common signs of infections that aren’t linked to cancer.

Kidney Cancer

Estimated new U.S. cases in 2020: 73,750

Signs include:

  • Blood in your urine
  • Pain in one side of your lower back that isn’t caused by an injury
  • A lump on one side of your lower back
  • Feeling tired all the time
  • A low appetite
  • Losing weight without trying
  • A fever that doesn’t go away
  • Anemia (low red blood cell counts, which your doctor would determine with a blood test)

Leukemia

Estimated new U.S. cases in 2020: 60,530

Signs include:

  • Fever, chills, or night sweats
  • Feeling exhausted or weak
  • Losing weight without trying
  • Swollen lymph nodes
  • An enlarged liver (which may feel like a mass under your ribs on your right side)
  • An enlarged spleen (which may feel like a mass under your ribs on your left side)
  • Frequent nosebleeds
  • Bleeding or bruising easily
  • Tiny red spots on your skin called petechiae
  • Bone pain

Leukemia is a cancer in the body’s blood-forming tissues. These tissues include bone marrow and the lymphatic system, including the lymph nodes. Because leukemia can affect different parts of the body, signs of the disease can vary from person to person.

Pancreatic Cancer

Estimated new U.S. cases in 2020: 57,600

Signs include:

Pancreatic cancer doesn’t usually cause signs until the disease is advanced.

Thyroid Cancer

Estimated new U.S.cases in 2020: 52,890

Signs include:

  • A lump or swelling in the front of your neck
  • Pain in the front of your neck that may radiate up to your ears
  • Trouble swallowing or breathing
  • Voice changes, like hoarseness, that don’t go away
  • A constant cough

Liver Cancer

Estimated new U.S. cases in 2020: 42,810

Signs include:

  • Losing weight without trying
  • Not having an appetite or feeling very full after eating a small amount of food
  • Nausea or vomiting
  • An enlarged liver. This may feel like a mass under your ribs on your right side.
  • An enlarged spleen. This may feel like a mass under your ribs on your left side.
  • Pain in your gut or near your right shoulder blade
  • A swollen abdomen
  • Skin itching that doesn’t have another cause
  • Yellowing of your skin and the whites of your eyes (known as jaundice)
  • Abnormal bruising or bleeding
  • Fever
  • Enlarged veins on your belly
  • Lightheadedness or fainting
  • Weakness or confusion
  • Constipation

Endometrial Cancer

Endometrial cancer is a type of uterine cancer that affects the endometrium, which is the lining of the uterus. Experts predict that 65,620 new cases of uterine cancers, including endometrial cancer, will be diagnosed in the U.S. in 2020.

Signs of endometrial cancer include:

  • Abnormal vaginal bleeding, like bleeding between periods or after menopause
  • Vaginal discharge that isn’t bloody but seems abnormal (such as an unpleasant odor)
  • Pain or pressure in your pelvic area
  • Losing weight without trying

We Believe There Are 3 Causes of Cancer

#1 Environmental

Cancer-Causing Substances in the Environment

Cancer is caused by changes to certain genes that alter the way our cells function. Some of these genetic changes occur naturally when DNA is replicated during the process of cell division. But others are the result of environmental exposures that damage DNA. These exposures may include substances, such as the chemicals in tobacco smoke, or radiation, such as ultraviolet rays from the sun.

People can avoid some cancer-causing exposures, such as tobacco smoke and the sun’s rays. But other ones are harder to avoid, especially if they are in the air we breathe, the water we drink, the food we eat, or the materials we use to do our jobs. Scientists are studying which exposures may cause or contribute to the development of cancer. Understanding which exposures are harmful, and where they are found, may help people to avoid them.

The substances listed below are among the most likely carcinogens to affect human health, according to the National Toxicology Program’s 14th Report on Carcinogens. Simply because a substance has been designated as a carcinogen, however, does not mean that the substance will necessarily cause cancer. Many factors influence whether a person exposed to a carcinogen will develop cancer, including the amount and duration of the exposure and the individual’s genetic background. Learn more about Environmental Carcinogens and Cancer Risk.

Aflatoxins are a family of toxins produced by certain fungi that are found on agricultural crops such as maize (corn), peanuts, cottonseed, and tree nuts. The main fungi that produce aflatoxins are Aspergillus flavus and Aspergillus parasiticus, which are abundant in warm and humid regions of the world. Aflatoxin-producing fungi can contaminate crops in the field, at harvest, and during storage.

People can be exposed to aflatoxins by eating contaminated plant products (such as peanuts) or by consuming meat or dairy products from animals that ate contaminated feed. Farmers and other agricultural workers may be exposed by inhaling dust generated during the handling and processing of contaminated crops and feeds.

Exposure to aflatoxins is associated with an increased risk of liver cancer.

You can reduce your aflatoxin exposure by buying only major commercial brands of nuts and nut butters and by discarding nuts that look moldy, discolored, or shriveled. To help minimize risk, the U.S. Food and Drug Administration (FDA) tests foods that may contain aflatoxins, such as peanuts and peanut butter. To date, no outbreak of human illness caused by aflatoxins has been reported in the United States, but such outbreaks have occurred in some developing countries.

Aristolochic acids are a group of acids found naturally in many types of plants known as Aristolochia (birthworts or pipevines) and some types of plants known as Asarum (wild ginger), which grow worldwide.

Plants containing aristolochic acids are used in some herbal products intended to treat a variety of symptoms and diseases, such as arthritis, gout, and inflammation. These products have not been approved by the U.S. Food and Drug Administration (FDA) and are often marketed as dietary supplements or “traditional medicine.

Exposure may occur through intentionally or unknowingly eating or drinking herbal or food products that contain aristolochic acids.

Cancers of the upper urinary tract (renal pelvis and ureter) and bladder have been reported among individuals who had kidney damage caused by the consumption of herbal products containing aristolochic acids.

To reduce your risk, do not use herbal products that contain aristolochic acids. The FDA provides a list of some products containing aristolochic acids.

Arsenic is a naturally occurring substance that can be found in air, water, and soil. It can also be released into the environment by certain agricultural and industrial processes, such as mining and metal smelting. Arsenic comes in two forms (organic and inorganic); the inorganic form is more toxic than the organic form.

People in the general population may be exposed to arsenic by smoking tobacco, being around tobacco smoke, drinking contaminated water, or eating food from plants that were irrigated with contaminated water. Inorganic arsenic is naturally present at high levels in the groundwater of certain countries, including the United States. Exposure to arsenic in contaminated drinking water is generally thought to be more harmful to human health than exposure to arsenic in contaminated foods.

In the past, people were exposed to arsenic during certain medical treatments and through contact with pesticides. Inorganic arsenic compounds were widely used as pesticides until the mid-1900s and were found in some medicines until the 1970s. In the 1990s, research showed that an arsenic compound, arsenic trioxide, was effective in the treatment of acute promyelocytic leukemia.

Prolonged ingestion of arsenic-containing drinking water is associated with an increased risk of bladder cancer and skin cancer, and medical exposure to arsenic has been clearly associated with skin cancer in epidemiological studies. In addition, cancers of the lung, digestive tract, liverkidney, and lymphatic and hematopoietic systems have been linked to arsenic exposure.

Access to a safe water supply for drinking, food preparation, and irrigation of food crops is the most important way to prevent exposures to arsenic.

Asbestos is the name given to a group of naturally occurring fibrous minerals that are resistant to heat and corrosion. Because of these properties, asbestos has been used in commercial products such as insulation and fireproofing materials, automotive brakes, and wallboard materials.

If products containing asbestos are disturbed, tiny asbestos fibers are released into the air. When asbestos fibers are breathed in, they may get trapped in the lungs and remain there for a long time. Over time, accumulated asbestos fibers can cause tissue inflammation and scarring, which can affect breathing and lead to serious health problems.

Low levels of asbestos fibers are present in the air, water, and soil. Most people, however, do not become ill from this type of exposure. People who become ill from asbestos usually have been exposed to it on a regular basis, most often in a job where they have worked directly with the material or through substantial environmental contact.

Most heavy exposures to asbestos occurred in the past. The heaviest exposures today tend to occur in the construction industry and in ship repair, particularly during the removal of asbestos-containing materials due to renovation, repairs, or demolition. Workers may also be exposed during the manufacture of asbestos-containing products, such as textiles, friction products, insulation, and other building materials.

Exposure to asbestos causes mesothelioma (a cancer of the thin membranes that line the chest and abdomen) and cancers of the lunglarynx, and ovary. Mesothelioma is the most common form of cancer associated with asbestos exposure, although the disease is relatively rare.

The use of asbestos is now highly regulated in the United States. The Occupational Safety and Health Administration has issued standards for the construction industry, general industry, and shipyard employment sectors.

Many studies have shown that the combination of tobacco smoking and asbestos exposure is particularly hazardous. However, there is also evidence that quitting smoking reduces the risk of lung cancer among asbestos-exposed workers.

Benzene is a colorless or light-yellow liquid chemical at room temperature. It is used primarily as a solvent in the chemical and pharmaceutical industries, as a starting material and an intermediate in the synthesis of numerous chemicals, and in gasoline. Benzene is produced by both natural and man-made processes. It is a natural component of crude oil, which is the main source of benzene produced today. Other natural sources include gas emissions from volcanoes and forest fires.

People are exposed to benzene primarily by breathing air that contains the chemical. Workers in industries that produce or use benzene may be exposed to the highest levels of the chemical, although federal and state regulations have reduced these exposures in recent decades. Similarly, limits on the amount of benzene allowed in gasoline have contributed to reduced exposures.

Mainstream cigarette smoke is another source of benzene exposure, accounting for about half of the total U.S. population exposure to this chemical. Among smokers, 90 percent of benzene exposures come from smoking. Benzene may also be found in glues, adhesives, cleaning products, and paint strippers. Outdoor air contains low levels of benzene from secondhand tobacco smoke, gasoline fumes, motor vehicle exhaust, and industrial emissions.

Exposure to benzene increases the risk of developing leukemia and other blood disorders.

Benzidine is a manufactured chemical that does not occur in nature. In the past, large amounts of benzidine were used to produce dyes for cloth, paper, and leather. It was also used in clinical laboratories for detecting blood, as a rubber-compounding agent, and in the manufacture of plastic films. However, benzidine has not been sold in the United States since the mid-1970s, and it is no longer used in medical laboratories or in the rubber and plastics industries.

Inhalation and accidental ingestion are the main ways people can be exposed to benzidine-based dyes in the United States. As benzidine-based dyes were removed from both industrial and consumer markets and replaced with other types of dyes, the potential for exposure has declined.

Occupational exposure to benzidine results in an increased risk of bladder cancer, according to studies of workers in different geographic locations.

Although beryllium occurs in nature, the major source of its emission into the environment is through the combustion of fossil fuels (primarily coal), which releases beryllium-containing particulates and fly ash into the atmosphere.

Beryllium is a metal that is found in nature, especially in beryl and bertrandite rock. It is extremely lightweight and hard, is a good conductor of electricity and heat, and is non-magnetic. Because of these properties, beryllium is used in high-technology consumer and commercial products, including aerospace components, transistors, nuclear reactors, and golf clubs.

Most exposures to beryllium that cause disease are related to beryllium processing. The major route of human exposure is through airborne particles of beryllium metal, alloys, oxides, and ceramics. Beryllium particles are inhaled into the lungs and upper respiratory tract. Hand-to-mouth exposures and skin contact with ultrafine particles can also occur.

An increased risk of lung cancer has been observed in workers exposed to beryllium or beryllium compounds.

The U.S. Occupational Safety & Health Administration has information about preventing adverse health effects from exposure to beryllium on the j

1,3-Butadiene is a colorless gas at room temperature with a gasoline-like odor. It is used to produce synthetic rubber products, such as tires, resins, and plastics, and other chemicals.

Exposure to 1,3-butadiene mainly occurs among workers who breath contaminated air on the job. Other sources of exposure include automobile exhaust; tobacco smoke; and polluted air and water near chemical, plastic, or rubber facilities.

Studies have consistently shown an association between occupational exposure to 1,3-butadiene and an increased incidence of leukemia.

The U.S. Occupational Safety & Health Administration has information on exposure limits for 1,3-butadiene. People can also reduce their exposure to 1,3-butadiene by avoiding tobacco smoke.

Cadmium is a natural element found in tiny amounts in air, water, soil, and food. All soils and rocks, including coal and mineral fertilizers, contain some cadmium. Most cadmium used in the United States is extracted during the production of other metals such as zinc, lead, and copper. Cadmium does not corrode easily and has been used to manufacture batteries, pigments, metal coatings, and plastics.

Exposure to cadmium occurs mostly in workplaces where cadmium products are made. The major routes of occupational exposure are inhalation of dust and fumes and incidental ingestion of dust from contaminated hands, cigarettes, or food.

The general population is exposed to cadmium by breathing tobacco smoke or eating cadmium-contaminated foods, which is the major source of cadmium exposure for nonsmokers. The expanding nickel–cadmium (NiCd) battery recycling industry is also a potential source for exposure.

Occupational exposure to various cadmium compounds is associated with an increased risk of lung cancer.

Coal tar is derived from coal. It is a byproduct of the production of coke, a solid fuel that contains mostly carbon, and coal gas. Coal tar is used primarily for the production of refined chemicals and coal-tar products, such as creosote and coal-tar pitch. Certain preparations of coal tar have long been used to treat various skin conditions, such as eczema, psoriasis, and dandruff.

Coal-tar pitch is a thick black liquid that remains after the distillation of coal tar. It is used as a base for coatings and paint, in roofing and paving, and as a binder in asphalt products. Both coal tar and coal-tar pitch contain many chemical compounds, including carcinogens such as benzene.

The primary routes of human exposure to coal tars and coal-tar products are inhalation, ingestion, and absorption through the skin. Exposure to coal tars and coal-tar pitches may occur at foundries and during coke production, coal gasification, and aluminum production. Other workers who may be exposed to coal-tar pitches include those who produce or use pavement tar, roofing tar, coal-tar paints, coal-tar enamels, other coal-tar coatings, or refractory bricks.

The general population may be exposed to coal tars in environmental contaminants and through the use of coal tar preparations to treat skin disorders such as eczema, psoriasis, and dandruff.

Occupational exposure to coal tar or coal-tar pitch increases the risk of skin cancer. Other types of cancer, including lungbladderkidney, and digestive tract cancer, have also been linked to occupational exposure to coal tar and coal-tar pitch.

Exposures to coal tar and coal-tart pitch are regulated under the U.S. Occupational Safety and Health Administration’s (OSHA) Air Contaminants Standard for general industry, shipyard employment, and the construction industry. OSHA provides detailed safety and health information about coal-tar pitch to the public.

Coke oven emissions come from large ovens that are used to heat coal to produce coke, which is used to manufacture iron and steel. The emissions are complex mixtures of dust, vapors, and gases that typically include carcinogens such as cadmium and arsenic. Chemicals recovered from coke oven emissions are used as raw materials for producing items such as plastics, solvents, dyes, paints, and insulation.

Workers at coking plants and coal-tar production plants may be exposed to coke oven emissions. Occupational exposures can also occur among workers in the aluminum, steel, graphite, electrical, and construction industries. The primary routes of potential human exposure to coke oven emissions are inhalation and absorption through the skin.

Exposure to coke oven emissions increases the risk of lung cancer and, possibly, kidney cancer.

The U.S. Occupational Safety & Health Administration provides information about exposure limits for coke oven emissions.

An abundant natural material, crystalline silica is found in stone, soil, and sand. It is also found in concrete, brick, mortar, and other construction materials. Crystalline silica comes in several forms, with quartz being the most common. Quartz dust is respirable crystalline silica, which means it can be taken in by breathing.

Exposure to tiny particles of airborne silica, primarily quartz dust, occurs mainly in industrial and occupational settings. For example, workers who use handheld masonry saws to cut materials such as concrete and brick may be exposed to airborne silica. When inhaled, these particles can penetrate deep into the lungs.

The primary route of exposure for the general population is inhaling airborne silica while using commercial products containing quartz. These products include cleansers, cosmetics, art clays and glazes, pet litter, talcum powder, caulk, and paint.

Exposure of workers to respirable crystalline silica is associated with elevated rates of lung cancer. The strongest link between human lung cancer and exposure to respirable crystalline silica has been seen in studies of quarry and granite workers and workers involved in ceramic, pottery, refractory brick, and certain earth industries.

The Mine Safety and Health Administration and the U.S. Occupational Safety & Health Administration (OSHA) have regulations related to silica. For example, OSHA has a fact sheet on Control of Silica Dust in Construction: Handheld Power Saws.

  • EMF

Why is EMF/EMR still not being addressed as a problem when research proves that it causes major health issues? How long can people bury their heads in the sand and/or be hood-winked by governments about the dangers they face from EMF?

The late Dr. Neil Cherry, a biophysicist and an elected official in New Zealand, said that studies indicate that non-ionizing radiation (EMF/EMR) causes everything from cancer in lab rats to neurological changes in humans.

Dr. Cherry’s research showed that human beings are very good conductors of microwave transmitted signals. This means that most microwave signals radiate through us and are absorbed with very little going to the main transmission point!

He also found that this technology should be redesigned not to radiate into people and animals, and should be directed to the main transmission site.

Living organisms are themselves electromagnetic instruments of great sensitivity that can support a variety of electrical vibrations; these can be interfered with by external radiation – both at microwave and very much lower (ELF) frequencies – in a number of ways, from which adverse health effects can follow.

PS Building right under high voltage power lines is still being permitted in New Zealand despite Dr. Neil Cherry’s research! He must be looking down shaking his head!

Cell Phones 

Cell phones can make life easier in many ways. But you may worry that using a cell phone can raise your risk of cancer. Scientists have been studying this question since more and more people started using cell phones in the 1990s.

More than 400 million people in the U.S. now use cell phones, and more than 5 billion use them worldwide. People are making more calls each day, and these calls last longer. These are some of the reasons people worry that cell phones might be bad for their health.

But are they really? Here’s what some expert agencies have to say:

  • The FDA says that neither research results nor public health statistics have clearly shown that normal use of cellphones raises the risk of cancer.
  • The International Agency for Research on Cancer says the radiation from cell phones is “possibly” a cancer-causing substance.
  • The CDC says science hasn’t given us a definite answer and more research is needed.

The bottom line is that no one can say for sure right now whether there’s a link between cell phones and cancer. Decades of studies have led to conflicting results. And scientists are still studying the issue.

But if you’re concerned, there are steps you can take to reduce how much radiation you’re exposed to from your cell phone. That radiation is what might link cell phones to cancer.

Cell phones give off small amounts of a type of radiation called radiofrequency radiation, or radio waves. It’s called non-ionizing radiation, and it’s the same type you find in FM radio waves and microwaves.

It’s different from ionizing radiation, which comes from things like X-rays and ultraviolet light. That kind of radiation can chemically damage your DNA and increase your risk of cancer.

The non-ionizing type from phones doesn’t have enough energy to directly damage the DNA in your cells. Still, parts of your body near your phone’s antenna can absorb its radiation.

Because we often hold our phones next to our heads when making calls, scientists have wondered whether this might lead to tumors in the brainear, or neck area.

Many studies on cell phone use and cancer have been done in the last several years. They include:

INTERPHONE study. Researchers from 13 countries looked at cell phone use in more than 5,000 people who got brain tumors and a similar group without brain tumors. Overall, no link was found between the risk of brain tumors and:

  • Cell phone use
  • How often calls were made
  • Longer call times

The researchers did find a small increase in the risk of a certain type of brain tumor in the 10% of people who used their cell phones the most.

2019 analysis. Looking at the results of multiple studies, researchers found no suggestion that mobile phone use led to a higher risk of tumors of the brain or salivary gland (in the jaw). But they weren’t certain whether the risk might go up 15 or more years later. They also weren’t sure whether children who use cell phones might have a higher risk of these tumors later on.

50-year review. A review of 22 studies done between 1966 and 2016 suggested that people who’d used cell phones for 10 years or longer had a higher risk of brain tumors.

2018 trend research. Australian researchers compared cell phone use with brain tumor trends over three different decade-long periods. They found no link between brain tumors and cell phones.

Research can’t tell us everything we need to know. Many studies have built-in weaknesses that can affect how accurate their findings are. They include:

  • The results of studies done in animals or cells may not apply to people.
  • People may not have been regularly using cell phones long enough to tell if they’re linked to cancer.
  • Other habits besides cell phone use may affect cancer rates, but these habits weren’t studied.
  • People don’t always remember how much or how long they’ve done something, like use a cell phone. This can make a study’s results less accurate.
  • Technology in cell phones keeps changing over time, which can affect study results.
  • Most studies are done in adults, which means their results may not apply to children.

If you’re worried that your cell phone might raise your risk of cancer, there are ways you might be able to reduce how much radiation it exposes you to. These include:

  • Limit your time on the phone.
  • Use the speaker, a headset, or a hands-free device instead of holding the phone to your head.
  • Text instead of call.
  • Look for a cell phone with a lower SAR, or specific absorption rate. A lower SAR value may mean the phone gives off less radiation. You can find this information in your phone’s user manual or on the manufacturer’s website. Keep in mind that the SAR is based on the phone operating at its highest power. That might not reflect how you actually use your phone.

FCC

On February 4 2020, a Nobel Prize-winning scientist named Devra Davis, filled a lawsuit against the FCC. She claims that the FCC has for years failed to protect public health by relying on 24-year-old safety tests designed when phones were the size of a shoe and used by few. She also said that they have ignored studies. She filed this appeal in order to insist that the agency take full measure of the U.S. government and other scientific evidence that cellphone radiation can be harmful. She noted the FCC’s hands-off approach to cell phone-related regulation over the last three presidential administrations. The lawsuit specifically accuses the FCC of violating the Administrative Procedure Act (APA) and is requesting an appeal of the agency’s prior order denying to revisit cellular phone standards. “Unlike France and Israel, many Americans are ignorant of the fact that phones are two-way microwave radios that are tested while held inches away from the body. Safety advice is also hidden within operating systems about keeping devices away from the abdomen of pregnant women or children,” Davis said.

FDA

FDA officials say cell phone radiation causes brain tumors in rats but not humans. “Our ubiquitous use of cell phones inevitably means that we must continue to review and ensure their safety,” Dr. Jeffrey Shuren, director of the FDA’s Center for Devices and Radiological Health, said in a statement.

The FDA’s statements came after a decades-long study involving more than 3,000 rodents.

Researchers with the National Toxicology Program (NTP) said, after hundreds of experiments, that there was a link between cell phone radiation and brain tumors in male rats. But it relied on old technology used in early era cell phones. While the NTP initially reported “clear evidence” between the radiation and tumors in rats, later drafts of the report included less direct language.

Dr. Jennifer Simmons, a board-certified breast surgeon and the chief of breast surgery at Einstein Medical Center Montgomery in the Philadelphia area, said the FDA study was based on second-generation technology from the 1990s, and modern mobile devices deliver much less radio frequency energy to the user.

Still, Simmons has her reservations about the study. She doesn’t think we should “blindly” accept that cell phones are safe, especially because government agencies such as the FDA are “highly influenced by industry, and therefore information is often manipulated in favor of industry.”

WHO 

Radiation from cell phones could possibly cause cancer, according to the World Health Organization.

In a report issued today (May 31 2001), the International Agency for Research on Cancer (IARC), which is an arm of the WHO, said it now lists mobile phone use in the same category as lead, gasoline engine exhaust, and chloroform. Officially, cell phone radiation is listed as a “carcinogenic hazard.”

Until today, the WHO’s IARC had said that there were no adverse health effects from the use of cell phones. The wireless industry, including the CTIA lobbying group, and the Federal Communications Commission and U.S. Food and Drug Administration have also long maintained that cell phones are safe.

Opinion: 

Although this article downplays the danger of cellphone radiation, in December of 2011, I had a cancerous tumor on the right side of my neck. It was the size of a baseball. I was using an I-Phone 1, for about 8 hours a day. Since then, I have ran into several other people with the same thing. One guy told me that it was too late to operate. Who knows how many other people have been inflicted with this? Because in most cases, settlements are given with the orders to seal the case.

High Altitude Flying

The major source of radiation exposure from air travel comes from the flight itself. This is because at high altitude the air gets thinner. The farther you go from the Earth’s surface, the fewer molecules of gas there are per volume of space. Thinner air thus means fewer molecules to deflect incoming cosmic rays, radiation from outer space. With less atmospheric shielding, there is more exposure to radiation.

The most extreme situation is for astronauts who travel entirely outside of the Earth’s atmosphere and enjoy none of its protective shielding. Consequently, they receive high radiation doses. In fact, it is the accumulation of radiation dose that is the limiting factor for the maximum length of manned space flights. Too long in space and astronauts risk cataracts, cancer and potential heart ailments when they get back home.

What would be the cumulative radiation dose and what are the health risks of flying?

It depends entirely on how much time a person has spent in the air. The radiation dose rate at typical commercial airline flight altitude (35,000 feet) is about 0.003 millisieverts per hour. A millisievert or mSv is a unit of radiation dose that can be used to estimate cancer risk. By multiplying the dose rate by the hours of flight time, we can see what a person’s risk is. But what does that mean for our health?

The primary health threat at this dose level is an increased risk of some type of cancer later in life. Studies of atomic bomb victims, nuclear workers and medical radiation patients have allowed scientists to estimate the cancer risk for any particular radiation dose.

All else being equal and assuming that low doses have risk levels proportionate to high doses, then an overall cancer risk rate of 0.005 percent per mSv is a reasonable and commonly used estimate.

The question then becomes whether that’s a high level of risk. Your own feeling might depend on how you see your background cancer risk.

Research from the Harvard T.H. Chan School of Public Health has found that flight attendants have higher rates of several types of cancer than the general population, especially melanoma and non-melanoma skin cancer, and for female flight attendants, breast cancer.

The findings are based on a survey conducted in 2014 – 2015 of 5,366 flight attendants in the U.S. who were part of the Harvard Flight Attendant Health Study, which started in 2007. The survey asked flight attendants specific questions about their work experiences, lifestyle habits, and health. Questions about whether they have had a cancer diagnosis were included.

Researchers compared the results with information from a similar group of people in the general US population, who were part of an annual survey conducted by the U.S. Centers for Disease Control and Prevention called the National Health and Nutrition Examination Survey.

The comparison showed that flight attendants had a higher rate of getting every cancer type that was looked at, especially breast cancer, melanoma skin cancer, and non-melanoma skin cancer (basal cell carcinoma and squamous cell carcinoma) among female flight attendants. The other cancer types included endometrial, gastrointestinal, thyroid, and cervical cancers. Specifically:

  • 3.4% of female flight attendants reported having had breast cancer compared with 2.3% of women in the general population group
  • 2.2% of female flight attendants reported having had melanoma skin cancer compared with 0.98% of women in the general population group
  • 1.2% of male flight attendants reported having had melanoma skin cancer compared with 0.69% of men in the general population group
  • 7.4% of female flight attendants reported having had non-melanoma skin cancer compared with 1.8% of women in the general population group
  • 3.2% of male flight attendants reported having had non-melanoma skin cancer compared with 2.9% of men in the general population group

Researchers also found that in some cases, female flight attendants who stayed on the job longer had higher rates of non-melanoma skin cancer. And they found a link between higher rates of breast cancer among female flight attendants who had never had children, as well as those who had 3 or more children. That finding needs more research, but the authors speculate it may have something to do with disruptions in sleep due to work schedules.

I happen to know of two flight attendants that got cancer.

The first is Greg Hannaford. He was flying with Qantas in Australia. He got prostate cancer and cut it out. I met him in the Amazon, where he was looking for solutions, so he never got it again.

The second was Lisa Lent. She flew for United Airlines. Before she died on August 31, 2020, she invented an amazing product called “Oxylent”. She made this for other flight attendants. I use it when I feel a cold coming on.

TV Radiation

Are you wondering if your TV is giving off radiation? Television or TV electric and magnetic fields (EMF) radiation is a rising health concern because of the growth in the amount of time people are spending in front of their TVs every day. The short answer is, yes.

When you watch TV, you’re being exposed to damaging electric and magnetic fields radiations from the television’s electromagnetic field. Most TVs produce an electromagnetic field for up to twelve feet in all dimensions. This is common in LCD, LED, and plasma TV.

The newer models of TV screens such as LCD, LED, and plasma screens have a really big range of electromagnetic field. The TV radiations are emitted from all directions, not just from the front. Recent flat-screen TVs produce slight radiation if you are sitting at a distance from the TV.

These TV screens emit radiation from the electrical system, and the screen itself. It is recommended that you do not sit close to the TV screen to avoid EMF and UV light radiations. If you are watching TV from a few feet away, on your coach, or a desk, you should not have to worry about TV radiation.

There are a few different types of radiations. Some radiation TVs emit come from the motherboard; others come from the converter.

The radiation produced by the motherboard is slightly different than the radiation produced by the converter. Every device with a motherboard emits radiation. Measuring the amount of radiation will depend on the size of the motherboard.

For example, if you are sitting an inch away, you are likely to be exposed to higher radiations; the radiation can go up to 500 milligauss. In contrast, if you are sitting about 3 feet away, you will only be exposed to radiation up to 1.5 milligauss. A milligauss is a measurement used to measure how much EMF is being emitted.

Flat screens mainly emit electric and magnetic fields radiations (EMF).

LED or Light Emitting Diode screens do produce a relatively safe amount of radiation. You do not have to worry about being exposed to radiation from an LED screen if you are sitting about three feet away from the TV.

LCD screens will not emit any radiation that would normally be damaging in the sense of energy nuclear-powered radiation; however, in rare cases, LCD screens can emit radiation in the form of heat and visible light adequate enough to cause bodily and internal injury to humans.

Many of this radiation caused by an LCD screen diminishes with distance. There is not much difference between an LCD screen and an LED. They both emit EMF radiation. LCD screens will also cause harm if you are sitting close to the screen. The best way to deal with this radiation is to distance yourself from where the TV is.

Plasma screens emit UV radiation and EMF from the motherboard. At a close distance, you can be exposed to a large amount of radiation. But like the LCD and LED screens, distance yourself and you will not be exposed to much radiation.

Only the old CRT TVs produced dangerous X-ray radiation. Modern TV screens generally do not emit any X-ray radiation. Because old CRT TVs emitted X-ray radiations, you are not able to buy them today because of the dangers X-ray radiations can cause you. Voltages in an LCD TV are very low (3 – 5 v) and unable of producing any unsafe radiation.
The old CRT TVs, however, did release fairly a lot of x-rays, because they functioned at numerous thousands of volts.

Smart TVs are TVs that are wireless. They allow you to connect to the internet to watch shows on Hulu, Netflix, and some other popular movie sites.

Because these smart TVs require Wi-Fi to work, radio frequency EMF radiation is produced. If you can, connect your TV via Ethernet rather than a wireless system to significantly reduce the amount of radiation emitted.

Some of the smart TVs that have the Wi-Fi enabled are still emitting, even if turned off, so some people suggest opening your TV and removing the Wi-Fi chip.

If you still want internet access with your TV, you can hard wire your TV with CAT5 internet. You should be able to hard wire your whole house as well instead of using Wi-Fi.

Babies are significantly more susceptible to contract radiation from televisions.
Experts have not recognized exact negative health effects resulting from contact with very little amounts of low-level radiation over an extended period of time.

It is advisable, that x-radiation from TVs, as well as other frequently used electronic devices, be kept as low as practically attainable.
It should be highlighted that most TVs currently have not been found to give off any quantifiable level of dangerous radiation, and there is no indication that radiation from TVs has resulted in any type of human damage.

There are many EMF radiation meters you can purchase to measure the radiation your TV is emitting. Having a meter in your home is important to test out whether any of the devices in your home are giving off radiation.

How to reduce TV radiation to be more careful while watching TV?

  • Turn down the intensity of the light on your TV’s settings. When you reduce the light produced by the screen, radiation levels decrease and therefore you are more protected against radiation. All LCD, CDL, and plasma screens allow you to adjust the brightness in settings.
  • Purchase a UV-blocking film on top of your TV’s screen. Even though modern TVs do not emit x-rays, they still produce UV radiation from the light. A UV blocking film placed over your screen will significantly reduce your exposure to UV light radiations and reduce you’re your risk for skin cancer.
  • Buy a UV blocking sunscreen
  • You can get sunscreen from any pharmacy store. You can significantly reduce your exposure to UV light emitted from your screen by wearing UV blocking sunscreen before watching TV.
  • Distance yourself and sit far away from the TV
  • While brightness exposure control and UV protection can aid in reducing the radiation from your TV’s screen, radiation cannot be entirely detached from a TV screen’s display. The main thing you can do to minimize exposure to radiation is by sitting far away from the TV.
  • Humans are surrounded by radiation everywhere they go. You cannot directly escape radiation. However, you can reduce it by following some of the steps above.

Erionite is a naturally occurring fibrous mineral that belongs to a group of minerals called zeolites. It forms fibrous masses in the hollows of rock formations. Some of the mineral’s properties are similar to those of asbestos; for example, the fibers pose a hazard only if they are disturbed and become airborne.

In the past, occupational exposure occurred during erionite mining and production operations, but erionite is no longer mined or marketed for commercial purposes. Erionite-related disease has been reported most often among road construction and maintenance workers who may have been exposure to erionite-containing gravel used in road surfacing.

Little is known about current exposures experienced by workers in the United States. However, erionite is found in some other commercial zeolite products. Therefore, the use of other zeolites may result in exposure to erionite among workers and members of the general population who use the zeolites in various processes and products. The commercial uses of other natural zeolites include pet litter, soil conditioners, animal feed, wastewater treatment, and gas absorbents.

Exposure to erionite is associated with increased risks of lung cancer and mesothelioma.

There are no regulatory or consensus standards or occupational exposure limits for airborne erionite fibers. The U.S. Occupational Safety and Health Administration’s guidance for working with asbestos could serve as a model for limiting the generation and inhalation of dust known or thought to be contaminated with erionite.

At room temperature, ethylene oxide is a flammable colorless gas with a sweet odor. It is used primarily to produce other chemicals, including antifreeze. In smaller amounts, ethylene oxide is used as a pesticide and a sterilizing agent. The ability of ethylene oxide to damage DNA makes it an effective sterilizing agent but also accounts for its cancer-causing activity.

The primary routes of human exposure to ethylene oxide are inhalation and ingestion, which may occur through occupational, consumer, or environmental exposure. Because ethylene oxide is highly explosive and reactive, the equipment used for its processing generally consists of tightly closed and highly automated systems, which decreases the risk of occupational exposure.

Despite these precautions, workers and people who live near industrial facilities that produce or use ethylene oxide may be exposed to ethylene oxide through uncontrolled industrial emissions. The general population may also be exposed through tobacco smoke and the use of products that have been sterilized with ethylene oxide, such as medical products, cosmetics, and beekeeping equipment.

Lymphoma and leukemia are the cancers most frequently reported to be associated with occupational exposure to ethylene oxide. Stomach and breast cancers may also be associated with ethylene oxide exposure.

The U.S. Occupational Safety and Health Administration has information about limiting occupational exposure to ethylene oxide.

Formaldehyde is a colorless, strong-smelling, flammable chemical that is produced industrially and used in building materials such as particleboard, plywood, and other pressed-wood products. In addition, it is commonly used as a fungicidegermicide, and disinfectant, and as a preservative in mortuaries and medical laboratories. Formaldehyde also occurs naturally in the environment. It is produced during the decay of plant material in the soil and during normal chemical processes in most living organisms. It is also a combustion product found in tobacco smoke.

People are exposed primarily by inhaling formaldehyde gas or vapor from the air or by absorbing liquids containing formaldehyde through the skin. Workers who produce formaldehyde or products that contain formaldehyde—as well as laboratory technicians, certain health care professionals, and mortuary employees—may be exposed to higher levels of formaldehyde than people in the general population.

The general public may be exposed to formaldehyde by breathing contaminated air from sources such as pressed-wood products, tobacco smoke, and automobile tailpipe emissions. Another potential source of exposure to formaldehyde is the use of unvented fuel-burning appliances, such as gas stoves, wood-burning stoves, and kerosene heaters.

Studies of workers exposed to high levels of formaldehyde, such as industrial workers and embalmers, have found that formaldehyde causes myeloid leukemia and rare cancers, including cancers of the paranasal sinuses, nasal cavity, and nasopharynx.

The U.S. Environmental Protection Agency recommends the use of “exterior-grade” pressed-wood products to limit formaldehyde exposure in the home. Formaldehyde levels in homes and work settings can also be reduced by ensuring adequate ventilation, moderate temperatures, and reduced humidity levels through the use of air conditioners and dehumidifiers.

Chromium is an odorless and tasteless metallic element that is found in the earth’s crust. It is also found in air, water, soil, and food.

Hexavalent chromium compounds are a group of chemicals that have useful properties, such as corrosion resistance, durability, and hardness. These compounds have been used widely as corrosion inhibitors and in the manufacture of pigments, metal finishing and chrome plating, stainless steel production, leather tanning, and wood preservatives. They have also been used in textile-dyeing processes, printing inks, drilling muds, fireworks, water treatment, and chemical synthesis.

Occupational exposure to hexavalent chromium can occur from inhalation of dusts, mists, or fumes containing hexavalent chromium, or from eye or skin contact. Industries with the largest number of workers exposed to high concentrations of airborne hexavalent chromium compounds include electroplating, welding, and chromate painting.

Occupational exposure to these compounds is associated with increased risks of lung cancer and cancer of the paranasal sinuses and nasal cavity.

The U.S. Occupational Safety & Health Administration has exposure limits and information about analytical methods used to evaluate hexavalent chromium exposure.

Burning coal inside the home for the purposes of heating or cooking produces particulate and gas emissions that may contain a number of harmful chemicals, such as benzene, carbon monoxide, formaldehyde, and polycyclic aromatic hydrocarbons.

People in some parts of the world, particularly in certain regions of China, have been exposed to indoor emissions from coal combustion through the use of unvented stoves and fire pits.

Lung cancer is associated with exposure to indoor coal combustion emissions.

Installing indoor stoves with chimneys can reduce the level of indoor air pollution.

The name mineral oil has been used to describe many colorless, odorless liquids. Most often, the term refers to a liquid by-product of the distillation of petroleum to produce gasoline and other petroleum-based products from crude oil. These oils, including lubricant base oils and products derived from them, are used in manufacturing, mining, construction, and other industries.

A complete description of mineral oils should include how the oils are refined. Oils used in cosmetic products are typically highly refined, whereas those used in automotive oils and fluids tend to be unrefined or only mildly treated. Highly refined products are not covered in this section.

Occupational exposure to mineral oils may occur among workers in various industries, including the manufacture of automobiles, airplanes, steel products, screws, pipes, and transformers. Workers in brass and aluminum production, engine repair, copper mining, and newspaper and commercial printing may also be exposed to mineral oils. The general population may be exposed to mineral oils that occur naturally or are present as environmental contaminants.

Exposure to mineral oils is strongly associated with an increased risk of nonmelanoma skin cancer, particularly of the scrotum.

The U.S. Occupational Safety & Health Administration provides information about exposure limits to mineral oils.

Nickel is a silvery-white metallic element found in the earth’s crust. It can be combined with other elements to form nickel compounds. Because of its unique properties, nickel has many industrial uses. Most nickel is used in metal alloys because it imparts useful properties, such as corrosion resistance, heat resistance, hardness, and strength.

Occupational exposure is common in workplaces where nickel and nickel compounds are produced or used, including mining, smelting, welding, casting, and grinding. Occupational exposure to nickel occurs mainly through inhalation of dust particles and fumes or through skin contact.

The general population is exposed to low levels of nickel in air, water, food, and tobacco smoke. Nickel and its compounds get into the atmosphere through natural processes, such as the spread of dust and volcanic eruptions by the wind, as well as through industrial activities. The general public may also be exposed through nickel-plated materials, such as coins, jewelry, and stainless steel cooking and eating utensils.

Exposure to various nickel compounds increases the risks of lung cancer and nasal cancer.

Exposures of the general population to nickel compounds are almost always too low to be of concern. To protect workers, the U.S. Occupational Safety & Health Administration has issued exposure limits for nickel compounds.

Radon is a radioactive gas that is released from the normal decay of the elements uranium, thorium, and radium in rocks and soil. The invisible, odorless gas seeps up through the ground and diffuses into the air. In a few areas, depending on local geology, radon dissolves into ground water and can be released into the air when the water is used. Radon gas usually exists at very low levels outdoors, but the gas can accumulate in areas without adequate ventilation, such as underground mines.

Radon is present in nearly all air, so everyone breathes in radon every day, usually at very low levels. Radon can enter homes through cracks in floors, walls, or foundations, and collect indoors. It can also be released from building materials or from water obtained from wells that contain radon. Radon levels may be higher in homes that are well insulated, tightly sealed, and/or built on soil rich in the elements uranium, thorium, and radium. Basements and first floors typically have the highest radon levels because of their closeness to the ground.

Workers employed in uranium, hard rock, and phosphate mining potentially are exposed to radon at high concentrations. Uranium miners generally are believed to have the highest exposures.

Radon was identified as a health problem when scientists noted that underground uranium miners who were exposed to it died of lung cancer at high rates. Experimental studies in animals confirmed the results of the miner studies by showing higher rates of lung tumors among rodents exposed to high levels of radon. There has been a suggestion of an increased risk of leukemia associated with radon exposure in adults and children; the evidence, however, is not conclusive.

Check the radon levels in your home regularly. The U.S. Environmental Protection Agency has more information about residential radon exposure and what people can do about it in its Consumer’s Guide to Radon Reduction: How to Fix Your Home.

Soot is a byproduct of the incomplete burning of organic (carbon-containing) materials, such as wood, fuel oil, plastics, and household refuse. The fine black or brown powder that makes up soot may contain a number of carcinogens, including arseniccadmium, and chromium.

People may be exposed to soot by inhalation, ingestion, or absorption through the skin. Chimney sweeps likely have the highest occupational exposure to soot. Heating-unit service personnel, brick masons, building demolition personnel, horticulturists, and anyone who works where organic materials are burned may also be exposed through their work. The general public may be exposed through fireplaces, furnaces, engine exhaust, and particulate emissions from any combustion source.

Exposure to soot was first associated with skin cancer of the scrotum among British chimney sweeps in 1775. Since then, many studies have found that chimney sweeps have an increased risk of scrotal and other skin cancers. Studies of chimney sweeps in several European countries have also found associations with other cancers, including lungesophageal, and bladder cancers.

In the United States, professional organizations for chimney sweeps keep members up to date on changing technology and safety issues.

At room temperature, sulfuric acid is a clear, colorless, oily, corrosive liquid. Strong inorganic acid mists containing sulfuric acid may be generated during various manufacturing processes.

How are people exposed to strong inorganic acid mists containing sulfuric acid?

The major routes of occupational exposure are inhalation, ingestion, or absorption through the skin. Workers with potential exposure include those involved in manufacturing phosphate fertilizer, isopropanol, sulfuric acid, nitric acid, and lead batteries. Exposure may also occur during copper smelting, pickling (removing scale and oxides from metal surfaces), and other acid treatment of metals.

Which cancers are associated with exposure to strong inorganic acid mists containing sulfuric acid?

Occupational exposure to strong inorganic acid mists containing sulfuric acid is associated with increased risks of laryngeal and lung cancers.

The U.S. Occupational Safety & Health Administration has information about exposure limits for sulfuric acid.

Thorium is a naturally occurring radioactive metal that is found in soil, rock, and water. It is formed by the radioactive decay of uranium. Minerals such as monazite, thorite, and thorianite are rich in thorium and may be mined for the metal.

Thorium has coloring properties that have made it useful in ceramic glazes. Thorium also has been widely used in lantern mantles for the brightness it imparts (though alternatives are replacing it), and in welding rods, which burn better with small amounts of added thorium. Until the 1950s, thorium dioxide was used as a contrast agent (called Thorotrast) in medical radiology.

The primary ways people are exposed to thorium are inhalation, intravenous injection, ingestion, and absorption through the skin. More than 2.5 million people worldwide were exposed to thorium in Thorotrast between 1930 and 1950. Once injected, Thorotrast remains in the body, resulting in lifelong exposure to thorium.

Although thorium is widespread in the environment, most people are not exposed to dangerous levels of the metal. However, people who live near thorium-mining areas or facilities that manufacture products with thorium may have increased exposure, especially if their water comes from a private well. Analytical laboratories can test water for thorium content.

Studies of patients who received intravascular injections of Thorotrast found an increased risk of liver tumors among these individuals. And there is research evidence that inhaling thorium dust increases the risk of lung and pancreatic cancer. Individuals exposed to thorium also have an increased risk of bone cancer because thorium may be stored in bone.

Occasionally, household items may be found to contain thorium, such as some older ceramic wares in which uranium was used in the glaze, or gas lantern mantles. Although these exposures generally do not pose serious health risks, such household items should be retired from use to avoid unnecessary exposures. A radiation counter is required to confirm if ceramics contain thorium.

Trichloroethylene (TCE) is a volatile, colorless liquid organic chemical. TCE does not occur naturally and is created by chemical synthesis. It is used primarily to make refrigerants and other hydrofluorocarbons and as a degreasing solvent for metal equipment. TCE is also used in some household products, such as cleaning wipes, aerosol cleaning products, tool cleaners, paint removers, spray adhesives, and carpet cleaners and spot removers. Commercial dry cleaners also use trichloroethylene as a spot remover.

TCE may be found in the air, water, and soil at places where it is produced or used. It breaks down slowly and remains in the environment for a long time. It readily passes through soil and can accumulate in groundwater.

People in the general population can be exposed to trichloroethylene by inhaling it in indoor and outdoor air, drinking contaminated water, or eating foods that have been washed or processed with contaminated water. Because this chemical was used extensively by the US military to degrease equipment, contaminated soil and groundwater can be found near many current and former military bases.

People who work with TCE may inhale the chemical from the air and absorb it through the skin.

Historically, TCE was used as a surgical anesthetic and inhaled analgesic. The Food and Drug Administration banned such use in the United States in 1977.

Prolonged or repeated exposure of trichloroethylene causes kidney cancer. Some evidence suggests that it may be associated with an increased risks of non-Hodgkin lymphoma and, possibly, liver cancer.

People who work with or near TCE should wear protective equipment and minimize exposure to the chemical.

In general, people should avoid drinking water known to be contaminated with TCE, and children should be prevented from playing in areas where the chemical has been found in the soil. Always follow instructions on product labels to minimize exposure to hazardous chemicals such as TCE.

Vinyl chloride is a colorless gas that burns easily. It does not occur naturally and must be produced industrially for its commercial uses. Vinyl chloride is used primarily to make polyvinyl chloride (PVC); PVC is used to make a variety of plastic products, including pipes, wire and cable coatings, and packaging materials. Vinyl chloride is also produced as a combustion product in tobacco smoke.

Workers at facilities where vinyl chloride is produced or used may be exposed primarily through inhalation. The general population may be exposed by inhaling contaminated air or tobacco smoke. In the environment, the highest levels of vinyl chloride are found in air around factories that produce vinyl products. If a water supply is contaminated, vinyl chloride can enter household air when the water is used for showering, cooking, or laundry.

Vinyl chloride exposure is associated with an increased risk of a rare form of liver cancer (hepatic angiosarcoma), as well as brain and lung cancers, lymphoma, and leukemia.

The U.S. Occupational Safety & Health Administration provides information about exposure limits to vinyl chloride.

Wood dust is created when machines or tools are used to cut or shape wood. High amounts of wood dust are produced in sawmills, and in the furniture-making, cabinet-making, and carpentry industries.

Individuals who use machinery or tools to cut or shape wood are exposed to wood dust. When the dust is inhaled, it is deposited in the nose, throat, and other airways. Occupations with high exposure to wood dust include sander operators in the transportation equipment industry, press operators in the wood products industry, lathe operators in the furniture industry, and sander operators in the wood cabinet industry.

Strong and consistent associations with cancers of the paranasal sinuses and nasal cavity have been observed both in studies of people whose occupations were associated with wood-dust exposure and in studies that directly estimated wood-dust exposure.

Exposures can be reduced through design and engineering modifications, such as installing an exhaust ventilation system with collectors placed at points where dust is produced. Personal protective equipment, such as respirators, is another short-term solution for reducing exposure. The U.S. Occupational Safety & Health Administration provides information about exposure limits to wood dust.

#2 Emotional

The Psycho-Emotional Roots of Cancer

After years of taking histories of my cancer patients I have noticed a marked connection between their core emotional issues, their most imbalanced chakras and the location of the tumors. Cancer usually manifests in the body area near the most imbalanced chakra that is most affected by their core issue.

One of my early spiritual teachers told me about what she called “the law of the spiritual preceding the physical.” This principle states that disease starts in the energy bodies surrounding our physical body, on the consciousness level. If the person practices good spiritual and emotional housekeeping these imbalances can be released or otherwise resolved at that level. He or she can remain healthy. Intense negativity repeatedly generated in the energy bodies can eventually precipitate into the physical body causing various forms of pain and disease symptoms. I believe this to be an accurate picture of the genesis of most cancers.

The idea that emotional trauma was the prime cause of cancer was met with considerable skepticism by the medical establishment in the past. But, that has been changing as research studies have been published in medical journals validating the cancer mind-body connection. In recent decades a new medical specialty called Psychoneuroimmunology has sprung up with its own schools, organizations and journals. Called PNI for short, this field deals with “the study of the interactions between psychological factors, the central nervous system, and immune function as modulated by the neuroendocrine system.” Many PNI studies validate how emotional imbalances lead to the formation of cancerous tumors.

One such article in the European Journal of Cancer linked emotional stress with down-regulation of the immune system. It explored how depression could suppress killer T cell formation in the body, retard repair of damaged DNA and trigger aptosis (cell death). They concluded that “psychological or behavioral factors may influence the incidence or progression of cancer through psychosocial influences on immune function and other physiological pathways.”

The controversial German doctor Ryke Geerd Hamer discovered what he calls the “shock-conflict” causation of cancer and other major diseases. He proposed that cancer stems from emotional-psychic causes that remain unresolved over long periods of time, and that emotional healing and meditative practices provide the best cancer treatments. According to Dr. Hamer’s observations the body is able to heal itself of most cancers if:

  1. The patient is given therapy and support for de-programming and releasing the harmful effects of the shock-conflict on her body.
  2. The patient’s body is not interfered with by over-use of medical treatment. This rather bold view is based on the belief that many treatments given by oncologists interfere with the body’s self-healing process and aggravate the emotional causes of cancer by promoting fear and disempowerment.

Dr. Hamer has been persecuted for his practices, as you can understand from that last statement. During one trial he went through in Wiener Neustadt, Austria the prosecutor of his case had to admit into evidence that 6,000 out of the 6,500 patients with mostly advanced cancer that Dr. Hamer had treated were still alive 4 – 5 years after being treated by him. This, a 90 percent success rate, is unheard of in conventional treatment of advanced cancers.

According to Hamer human beings are very susceptible to the creation of lesions in the brain and organs due to shock and trauma. These types of lesions create something like a short-circuit in the brain that if unresolved can give birth to cancerous tumors. Dr. Hamer has been able to show the precise location and form of these lesions through CT scans of his patient’s brains. In the scans they look like the concentric ripple pattern produced by dropping a pebble into a still pond.

CT scans also showed that concentric circle lesions often also form in a related organ at the same time as they appear in the brain. This is generally the organ that develops cancer. This validates a physical basis for the mind-body connection.

Hamer’s Iron Rules of Cancer state:

  1. Every cancer and related disease starts as a serious, acute-dramatic and isolating conflict-shock experience. It manifests simultaneously on three levels: psyche, brain and organ.
  2. The theme of the psychic conflict determines the location of the focus in the brain, and the location of the cancer in the organ.
  3. The course of the psychic conflict correlates with the development of the focus in the brain, and the course of the cancer in the organ.

Hamer’s observations are very much worth considering because of the large number of advanced cancer patients he has treated and tracked.

Another major part of Hamer’s work concerns the healing phase of cancer. He has observed in thousands of patients that many of the most uncomfortable inflammatory symptoms, and the formation of many of the tumors showing up in scans, are actually part of the healing process. By managing these symptoms and helping patients transform their emotionally-based lesions Hamer and his protégées have achieved their high success rates.

The following chart illustrates the connections between organs and emotional issues. It combines Hamer’s correlations as well as some of my own. As a disclaimer, you must remember that not all patients will follow what is in this chart. While it is a very helpful guide individual assessment is necessary.

Type of Cancer | Primary Emotional Issues | Primary Emotional Issues

According To Hamer | According to Starwynn/TCM

Thyroid – Disempowerment Lack of self-expression

Lung – Fear of dying or suffocation, Unrelenting grief, issues with receiving and letting go

Lymphatic – Loss of self-worth, Deep, pervasive fear and negative thinking

Breast – Separation conflicts, Issues with nurturing-not giving or receiving enough-betrayal

Stomach – Stuffing anger, “Swallowed” Issues with nurturing-not giving too much negativity or receiving enough-betrayal

Pancreatic – Anxiety, anger, family conflicts, Lack of emotional sweetness in inheritance issues life, relationship traumas

Liver – Fear of starvation, Repressed anger, extended frustration

Colon – Ugly indigestible conflict, Rigidity, inability to adapt and let go, holding anger within or rage-o-holic

Uterine – Sex conflict, Sexual abuse and boundary issues-betrayal

Cervix – Severe frustration, Sexual abuse and boundary issues-betrayal

Bone – Lack of self-worth, Too much or too little

Inferiority – complex willpower, ancient conflicts

Melanoma/skin – Feeling violated, Out of touch with natural

Unclean – loss of integrity, rhythms of life

After Hamer’s patients went through psychotherapy and resolved the specific inner conflicts that led to the cancer he was able to notice changes on their brain and organ CT scans. The characteristic lesions would disappear and be replaced by edema in those area. He sees this as a positive sign of healing. Eventually the body’s own healing mechanisms would dispose of the cancer by assimilating, expelling or encapsulating it. As that happened normal tissue would grow back.

Cancer and the Chakras

Do you now accept that pervasive emotional issues are at the root of cancer, and that psychotherapy can be instrumental in resolving it? In my previous article in the April issue of Acupuncture Today I explained the connection between PNE centers (chakras), our emotional nature and cancer. In that article, I also outlined some specific therapies that can support a healing process for cancer patients using energy medical methods applied via affected chakras.

The following chart suggests associations of the PNE centers with the various forms of cancer. The purpose of this chart is to give you examples of these associations and stimulate further inquiry on your part. It is NOT a definitive guide to the cancer – chakra relationships. If you are interested in using this information with cancer patients I suggest that you observe their primary emotional issues with an unbiased and open mind. What do you observe? Then compare that to what is in this and the previous chart and notice any correlations. In many cases you will likely notice that your observations line up with what is listed here, in other cases it could be quite different.

In the “Primary emotional issue” column I have put a few keywords from the previous chart for convenience, drawing from both right columns.

Type of Cancer | Primary Emotion | Primary Affected | PNE Centers

Thyroid – Disempowerment, lack of expression – Throat (5)

Lung Fear of dying or suffocation – Throat and Heart – Unrelenting grief (4 or 5)

Lymphatic – Loss of self-worth, pervasive fear – Sacral and Solar (2 or 3)

Breast – Separation conflicts, nurture issues – Heart (4)

Stomach – Stuffing anger – Solar (3) “swallowed” too much negativity

Pancreatic Anxiety – family conflicts, Solar and Heart – lack of sweetness (3 and 4)

Liver – Fear of starvation – Solar (3) longstanding anger/frustration

Colon – Conflict – inadaptable Root, Sacral or Solar (1, 2 or3)

Uterine – Sexual conflict and abuse – Sacral (2)

Cervix – Severe Frustration – Sacral (2)

Bone – Lack of self-worth, inferiority complex – Root or Sacral Issues with the “will” (1or2)

Melanoma/skin – Feeling violated, out of touch, Any lack of integrity

While most patients are aware of their surface emotions they are not as commonly in touch with the deeper causative levels that have helped create the life path culminating in their current issues and diseases. Practitioners who can evaluate and treat the emotional imbalances at the root of cancer can be of great assistance both for remedial treatment and raising the awareness of the patient.

Multi-modal therapy using energy medical modalities such as microcurrent, color light therapy and sound therapies are extremely valuable for establishing a true healing dialogue, both between the practitioner and patient and between the patient and their own inner self. The combination of acupuncture on selected points with color light therapy on the chakras has powerful effects at bringing hidden, blocked energies to the surface and facilitating positive transformation and release.

#3 Hereditary

Cancer Risk: Know Your Genetic Blueprint

What exactly is hereditary cancer? With talk about genetic screening tests and “breast cancer genes,” many people have started wondering if cancer is “written in the stars.” So, it’s important to understand what a genetic predisposition really means, as well as what you can do to lower your risk if you have a family history of cancer.

Hereditary cancer refers to cancers that are more likely to occur in some people than others based on their genetic blueprint.

Hereditary cancer is cancer that has developed as a result of a gene mutation or other genetic abnormality passed down from a parent to a child. Inheriting a gene mutation does not necessarily mean you will develop cancer, but it certainly increases the risk (compared to someone who has not inherited a mutated gene). Cancers that occur in people with these genetic abnormalities are referred to as “hereditary cancers.”

Cancer is not inherited, instead, you inherit a gene (or combination of genes or other genetic abnormality such as translocations and rearrangements) that can predispose you to cancer, and that predisposition can be very small or very large, depending on the particular gene and other risk factors or combination of genes.

Having an inherited gene mutation that can lead to cancer means that you have a “genetic predisposition” for cancer — that is, you have a higher risk for developing cancer than the general population.

There are two types of genetic mutations that can lead to cancer:

  • Hereditary mutations
  • Acquired mutations

Genetic mutations underlie the development of cancer, but not all cancers are hereditary, as most cancers are the results of acquired gene mutations (mutations that occur after birth).

Over our lifetimes, our genes accumulate mutations as a result of exposure to carcinogens (substances that cause cancer), but also due to the normal metabolic processes of cells:

  • Each time a cell divides, it must make an exact copy of all the DNA in a cell.
  • This DNA can become damaged (mutated) simply as an accident during the process of dividing.
  • Mutations caused during the dividing process is the reason that cancer becomes more common the older we get. It is also the reason that chronic inflammation, such as the kind that occurs in the mouth and lungs with smoking, may result in cancer.
  • Most of the time that this damage to DNA occurs, it is either repaired, or the cell goes through a process of programmed cell death (apoptosis).

The reason we don’t all get cancer all the time is that we have methods for repairing the inevitable damage that occurs in our DNA. Some of our genes are called tumor suppressor genes. Tumor suppressor genes code for proteins that repair damaged DNA in our cells. When tumor suppressor genes are mutated, they code for proteins that don’t work as well at doing this repair work, and damaged cells are allowed to live and multiply and eventually become a tumor (cancer).

Each parent passes a copy of their genes to their child so that the child is born with two copies of each gene in their body (one from the mother and one from the father). Most people are born with two normal copies of each gene, but for someone with an inherited mutation in one copy of a tumor suppressor gene (that normally protects against cancer) means that the risk for cancer is increased.

Two common tumor suppressor genes are the BRCA1 and BRCA2 genes. Hundreds of different types of mutations in either of the BRCA1 and BRCA2 genes have been identified, some of which have been determined to be harmful and increase the risk of cancer if the mutated genes are passed on to offspring.

Family History of Cancer: Are You at Risk?

It is important to note that there are some cancers that are much more likely than others to have a genetic component. There are also cancers that run together in clusters. For example, if someone has a family history of early-onset breast cancer and other relatives with pancreatic cancer you might suspect a BRCA2 gene mutation. People with colon cancer have a slightly increased risk of developing breast cancer. In determining risk, genetic counselors look at several factors:

  • The number of relatives who have had cancer (both specific cancers and any cancer)
  • The types of cancer (as noted previously, some cancers are more likely to run in the family than others)
  • The combination of cancer types: It’s often not realized that a combination of cancers may be considered to have a greater genetic link even than two family members having cancer at one site. For example, a BRCA2 gene mutation may have been a predisposition for breast cancer in one relative, ovarian cancer in another, prostate cancer in a 3rd, and pancreatic cancer in a 4th. A combination such as this may be of more concern than finding breast cancer in six or eight relatives. What this means is that everyone should take a very careful family history of cancer in their families to discuss with their physicians.
  • Cancer and gender: An example of gender having an effect on familial cancer risk is breast cancer where breast cancer in men is more likely to have a genetic component than breast cancer in women.
  • The number of relatives with a disease is also important. Certainly, your risk of developing colon cancer is greater if your mother, uncle, and brother had the disease instead of having only one of these relatives with the disease.

Compiling your complete family history can help you gauge if you are genetically predisposed to cancer. Some people may choose to pursue genetic testing to know if they carry a mutated gene. At a minimum, and now that we have several genetic tests available, everyone should write out a thorough history of cancer in their extended family to review with their primary care doctor at the time of a physical.

It is important to go through genetic counseling if you are considering genetic testing. One reason is so that you understand the testing procedure and results and are prepared for whatever the answer may be. More importantly is that trends in risk may be noted for which there are not yet tests available, but based on history alone it may be recommended that you have additional screening tests performed.

Genetic testing may sound as simple as a quick blood test, but it’s not that simple. As a quick example, if you have a family member who had breast cancer and a particular mutation in the BRCA2 gene, that particular mutation could be tested for. Otherwise, a full panel just to evaluate all mutations in the BRCA2 gene alone may cost several thousand dollars. Considering this is just one genetic test, you can see where this is going.

In time and with the completed human genome project, this type of testing should improve, but the science is still, in many ways, in its infancy.

Some points to consider and discuss with a genetic counselor before you have genetic testing done include:

  • What would you do and how would you feel if you learned you had a genetic predisposition to some type of cancer?
  • How accurate are the results?
  • What does the test really tell you?
  • What are the limitations of the test?

Genetic testing may tell you that you are predisposed to one particular gene mutation which can predispose you to one particular form (or more) of cancer. For most cancers, there is a fear that genetic testing will give people false assurance about the lack of risk. Let’s take a look at a few cancers.​

Breast cancer certainly runs in families as roughly 10% of breast cancers are considered “genetic.”

Many people are familiar with the BRCA1/BRCA2 gene mutations and breast cancer. When Angelina Jolie had her preventive mastectomy due to one of these mutations, the public became interested in testing for these genes. Unfortunately, testing for these genes is not as simple as just taking a “blood test” as there are many ways in which the BRCA1 and BRCA2 genes can be mutated.

BRCA1 and BRCA2 are tumor suppressor genes. These genes are inherited in an autosomal recessive pattern, meaning that both copies of your gene need to be mutated in order to develop breast cancer. If you are considering testing, don’t miss these thoughts on whether or not you should have the breast cancer gene test.

The genetics of cancer is actually much more complicated than this. For example, there can be mutations in oncogenes — genes that are like the accelerator driving a car. With these mutations, there may only need to be a mutation in one copy of the gene (autosomal dominant.) In contrast, many tumor suppressor genes are inherited as noted above. In addition, there are many other factors and mechanisms too complicated to address here, and most cancers are caused by a combination of several mutations (with a few important exceptions) including both oncogenes and tumor suppressor genes, with most mutations, again, occurring after birth.

Prostate cancer can also run in families, and there appears to be a link between prostate and breast cancer.

If you have a family history of prostate cancer, make sure to talk to your doctor. For example, PSA testing can save lives, but it is not for the ill-informed. Prostate cancer has a high genetic link since the inherited risk of prostate cancer is estimated to be as high as 60%, although only 5 to 10% is thought to be related to genetic susceptibility genes. If your father or brother have had prostate cancer, your risk is more than double that of someone without a family history of the disease.

There are several things to understand with colon cancer — or several “types” of predisposition. Overall around 20% of people who develop colon cancer have a family history of the disease. A predisposition to colon cancer can be passed on in a few ways:

  • You could have a family history of colon cancer.
  • You could have a hereditary colon cancer syndrome such as Lynch syndrome (hereditary non-polyposis colorectal cancer), familial adenomatous polyposis syndrome, or juvenile polyposis syndrome.
  • You could have an inflammatory bowel disease that runs in your family, such as Crohn’s disease or ulcerative colitis, which in turn may raise your risk for developing colon cancer.

Some hereditary predispositions to cancer span many cancers and several cancers in addition to the ones mentioned above have a genetic component. Many people aren’t aware of some genetic risks, for example, that 55% of a person’s melanoma risk is due to genetic factors, or that, women who smoke who have the BRCA2 mutation have twice the risk of developing lung cancer. This simply stresses why it is so important to talk to your doctor and share a careful family history.

The Federal Health Insurance Portability and Accountability Act (HIPAA) prevents discrimination against people based on gene tests for cancer with regard to ability to get health insurance. That said, it is important to consider possible ramifications of gene testing relative to future applications for life insurance and other possible conditions in which you may be asked about such tests.

Perhaps that was a sly way to bring up an important and final point. Certainly, you never want to be predisposed to cancer, or carry a gene that is associated with developing cancer. But having an awareness of genetic risk — and acting upon that awareness — may leave you in an even better place than if you did not have the risk. How so?

Roughly 10% of breast cancer is considered genetic, meaning 90% is not. Many women with a family history of breast cancer are very careful about screening and quickly see their doctors if they have a lump. For those without a family history, there may be a lack of the same awareness or she may think that maybe the lump isn’t anything because there isn’t a family history. In this theoretical scenario the woman with the hereditary link may take action more quickly — and have her breast cancer diagnosed at an earlier more curable stage of the disease — than the woman without the family history.

As a final note, make sure to follow a cancer prevention lifestyle. Some cancers that appear to run in families may not be genetic at all and instead due to a common exposure. An example would be a family of non-smokers who all develop lung cancer. Instead of this being a genetic link, it may be that all of them were exposed to radon in the home.

My Opinion

I would like to say this about the subject. Some people assume that because their family members have had cancer, that it is genetic. Yet eating and emotional issues might be the same. A knew a women who had colon cancer. She said to me that her dad had it all of his life and she didn’t think she would get it so young. I asked her if she was planning it. She froze for a moment and realized that she had.

I believe that hereditary cancer is a very small percentage. In most cases it either emotional or environmental or a combination of both. You can be Jesus, lick a plutonium rod and you will get it. The environmental factor is 100%. Or you could be that kid who was locked in a closet and live in Tibet. The emotional factor is 100%. In most cases it’s a combination of both.

There is a story out there that I’m not sure if it’s true. It goes like this. In a town in the South, they put an oil refinery right in the middle of it. After several years, about 40% of the population came down with cancer. When the town went to sue, they lost. The judge said that they each had a different type of cancer. This is because every person has a different emotional issue.

I would never suggest Chemo or radiation. These destroy the immune system. In most cases the cancer will come back in 5 years with a vengeance. Brain, pancreatic and bone cancers are the worst.

The Germans have developed a method where they insert a giant needle that goes to the tumor in the brain and releases chemo, so it’s centralized. It has amazing results.

The Chinese herb called Lei Gong Teng Pian has had amazing results. Especially with Pancreatic.

I think the best clinic out there is the Burzinski Clinic in Houston Texas.

I myself have beat cancer and will help anyone that has it for free.

My advice is this. Don’t make it your story. I believe that we are the director, writers, actors and crew to our own movie that we make. Don’t accept it and try not to tell that many people. Everyone has advice and pity.

Look for doctors who have the best results. Don’t listen to the AMA or the American Cancer Society. This is a trillion dollar business and they are in it for the money.

Pump as much Vitamin C into your body and eat alkaline. Put a lemon in every glass of water and stop eating a sugar products, including fruit. Clean you house of all toxin products.

Our Cancer Formula includes Una De Gato, Graviola, Jergon Sacha and Noni.

Una De Gato helps to increase T-lymphocyte and macrophage production, tonify the blood, and can be used as a broad spectrum infection fighter. Una de Gato also helps repair the lipid matrix in the cell walls and is particularity good for stopping the expansion of virus-laden cells. At the University of Milan, Renato Rizzi led an experiment with Una de Gato as it relates to cancer causing (mutagenic) substances in smokers. It is well known that the urine of smokers contains mutagenic substances. When given Una de Gato for two weeks, the smokers’ urine returned to normal.

 When taken by mouth: Una de Gato is possibly safe for most people when taken short-term. It may cause headache, dizziness, and vomiting in some people. 

Pregnancy: There is some concern that Una de Gato is possibly unsafe during pregnancy when taken by mouth. Avoid using.
Auto-immune diseases such as multiple sclerosis (MS), lupus (systemic lupus erythematosus, SLE), or other similar conditions: Cat’s claw might cause the immune system to become more active. This could increase the symptoms of auto-immune diseases. If you have one of these conditions, it’s best to avoid using cat’s claw without consulting with your healthcare provider.

Bleeding disorders: Una de Gato might slow blood clotting. There is concern that Una de Gato might increase the risk of bruising or bleeding in people with bleeding disorders.

Low blood pressure: There is some evidence that Una de Gato might lower blood pressure. If your blood pressure is already low, this might be a problem.
Leukemia: Una de Gato might worsen this condition. Don’t use it if you have leukemia.
Surgery: There is a concern that Una de Gato might make blood pressure control difficult during surgery. Stop taking Una de Gato at least 2 weeks before a scheduled surgery.
Breast-feeding: There isn’t enough reliable information to know if Una de Gato is safe to use when breast-feeding. Stay on the safe side and avoid use.

Graviola has been called the miracle tree. Scientists from North America learned of the legendary healing tree and, through dozens of in vitro tests, discovered its ability to kill malignant cells of 12 different types of cancer, including ovarian, colon, breast, prostate, lung, liver, cervical, lymphoma, and pancreatic cancer. Laboratory research showed it to be 10,000 times stronger in killing colon cancer cells than Adriamycin, a commonly used chemotherapy drug. And Graviola, unlike chemotherapy, can kill cancer cells without harming healthy cells.

Graviola is possibly unsafe when taken by mouth. It can kill nerve cells in the brain and other parts of the body. It may cause movement disorders similar to Parkinson’s disease. However, more research is needed to confirm this.

Pregnancy or breast-feeding: Do not use Graviola. It is possibly unsafe when taken by mouth.

Jergon Sacha is touted there as a natural remedy for HIV/AIDS, cancerous tumors, gastrointestinal problems, hernias (as a decoction applied topically), hand tremors, heart palpitations, and to enhance immune function.

Not to be used during pregnancy or while breast-feeding.

Noni is effective as a cancer treatment due to it stimulating the production of Nitric Oxide: Recently, researchers found that the main reason Noni juice provides so many benefits is that it stimulates the production of Nitric Oxide in the body. The 1998 Nobel Prize for Medicine was awarded to three researchers for the discovery of Nitric Oxide. They found it to be a signaling molecule involved in controlling the circulation of blood, regulating activities of the brain, lungs, liver, kidneys, stomach and other organs. In addition they found that it effected a “seemingly limitless” range of functions in the body. They found that Nitric Oxide reduces tumor growth, and increases the immune response against the radical replication of cells.

Pregnancy and breast-feeding: Noni is possibly unsafe to take when pregnant. Historically, noni has been used to cause abortions. There isn’t enough reliable information to know if noni is safe to use when breast-feeding. Stay on the safe side and avoid use.
Kidney disease: Noni contains large amounts of potassium. This can be a problem, especially for people with kidney disease. Don’t use noni if you have kidney problems.
High potassium levels: Drinking noni fruit juice might increase potassium levels in the blood and make them too high, especially in people who already have high levels.
Liver disease: Noni has been linked to several cases of liver damage. Avoid using noni if you have liver disease.

We can’t guarantee that our formula will rid all cancers. Cancer is a fight for the life and its survival depends on the way that you address it.

https://www.webmd.com/cancer/guide/cancer-guide-cancer-types

https://www.cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/substances

https://www.acupuncturetoday.com/mpacms/at/article.php?id=32593

https://www.verywellhealth.com/hereditary-cancer-513775

https://www.burzynskiclinic.com/

https://www.naturalnews.com/027138_una_de_gato_cancer.html

http://architectsofanewdawn.ning.com/profiles/blogs/graviola-tree-10-000-times-stronger-killer-of-cancer-than-chemo

https://www.rain-tree.com/jergon.htm

https://www.cancertutor.com/noni/

http://www.raintree-health.com/jergon-sacha-powder-dracontium-loretense/

https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-758/noni

https://lifeenergysolutions.com/blog/emf-cancer-link/

https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-1054/graviola

https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-395/cats-claw

https://citizensfor5gawareness.org/2020/02/21/scientists-sue-fcc-for-dismissing-studies-linking-cell-phone-radiation-to-cancer/

https://www.cnet.com/news/who-cell-phones-may-cause-cancer/

https://www.healthline.com/health-news/sorting-out-the-science-can-cell-phones-give-you-cancer

https://www.cancer.org/latest-news/study-examines-cancer-rates-among-flight-attendants.html

https://theconversation.com/air-travel-exposes-you-to-radiation-how-much-health-risk-comes-with-it-78790

https://emfgrid.com/tv-radiation/

* The statements contained herein have not been evaluated by the Food and Drug Administration. The information contained in this plant database file is intended for education, entertainment and information purposes only. This information is not intended to be used to diagnose, prescribe or replace proper medical care. The plant described herein is not intended to treat, cure, diagnose, mitigate or prevent any disease. Please refer to our Conditions of Use for using this plant database file and web site.

The Cancer Formula Description en Español

La Fórmula del Cáncer incluye Una De Gato, Graviola, Jergon Sacha y Noni.

Una De Gato ayuda a aumentar la producción de linfocitos T y macrófagos, tonifica la sangre y puede usarse como un combatiente de infecciones de amplio espectro. Una de Gato también ayuda a reparar la matriz lipídica en las paredes celulares y es particularmente buena para detener la expansión de las células cargadas de virus.

Graviola tiene la capacidad de matar células malignas de 12 tipos diferentes de cáncer, incluidos los de ovario, colon, mama, próstata, pulmón, hígado, cuello uterino, linfoma y páncreas. La investigación de laboratorio mostró que es 10,000 veces más fuerte para matar las células del cáncer de colon que la adriamicina, un medicamento de quimioterapia de uso común.

Jergon Sacha es conocido por ayudar con los tumores cancerosos. También es la única hierba conocida para ayudar con el VIH / SIDA.

El Noni es eficaz como tratamiento contra el cáncer debido a que estimula la producción de óxido nítrico. El óxido nítrico reduce el crecimiento tumoral y aumenta la respuesta inmunitaria contra la replicación radical de las células.

La sinergia de estas cuatro poderosas plantas lo convierte en una fuerza a tener en cuenta.

Lectura Adicional

 

El cáncer, también llamado malignidad, es un crecimiento anormal de células. Hay más de 100 tipos de cáncer, que incluyen cáncer de mama, cáncer de piel, cáncer de pulmón, cáncer de colon, cáncer de próstata y linfoma. Los síntomas varían según el tipo. El tratamiento del cáncer puede incluir quimioterapia, radiación, cirugía y soluciones naturales.

A lo largo de nuestra vida, las células sanas de nuestro cuerpo se dividen y reemplazan de forma controlada. El cáncer comienza cuando una célula se altera de alguna manera para que se multiplique sin control. Un tumor es una masa compuesta por un grupo de células anormales. La mayoría de los cánceres forman tumores, pero no todos los tumores son cancerosos.

Los tumores benignos o no cancerosos no se diseminan a otras partes del cuerpo y no crean nuevos tumores. Los tumores malignos o cancerosos desplazan a las células sanas, interfieren con las funciones corporales y extraen nutrientes de los tejidos corporales.

Los cánceres continúan creciendo y diseminándose por extensión directa o mediante un proceso llamado metástasis, mediante el cual las células malignas viajan a través de los vasos linfáticos o sanguíneos y eventualmente forman nuevos tumores en otras partes del cuerpo.

El término "cáncer" abarca más de 100 enfermedades que afectan a casi todas las partes del cuerpo y todas son potencialmente mortales.

Los principales tipos de cáncer son el carcinoma, el sarcoma, el melanoma, el linfoma y la leucemia. Los carcinomas, los cánceres que se diagnostican con mayor frecuencia, se originan en la piel, los pulmones, las mamas, el páncreas y otros órganos y glándulas. Los linfomas son cánceres de linfocitos. La leucemia es un cáncer de la sangre. No suele formar tumores sólidos. Los sarcomas surgen en huesos, músculos, grasa, vasos sanguíneos, cartílagos u otros tejidos blandos o conectivos del cuerpo. Son relativamente poco comunes. Los melanomas son cánceres que surgen en las células que producen el pigmento en la piel.

El cáncer ha sido reconocido durante miles de años como una dolencia humana, sin embargo, solo en el último siglo la ciencia médica ha entendido qué es realmente el cáncer y cómo progresa. Los especialistas en cáncer, llamados oncólogos, han logrado avances notables en el diagnóstico, la prevención y el tratamiento del cáncer. Hoy en día, más personas diagnosticadas con cáncer viven más tiempo. Sin embargo, algunas formas de la enfermedad siguen siendo frustrantemente difíciles de tratar. El tratamiento moderno puede mejorar significativamente la calidad de vida y prolongar la supervivencia.

La mayoría de las personas conocen a alguien de su familia a quien se le haya diagnosticado cáncer. Cuanto antes detecten el cáncer los médicos, antes podrá comenzar el tratamiento. Por eso, es útil conocer los tipos de cáncer más comunes y sus señales de advertencia.

Hay más de 100 tipos de cáncer, y algunos son más comunes que otros, dependiendo de factores como su edad, sexo y grupo racial o étnico. (Por ejemplo, el cáncer de próstata solo afecta a los hombres y el cáncer de mama es mucho más probable en las mujeres).

Tenga en cuenta que muchos cánceres no presentan síntomas en sus primeras etapas. Y si tiene síntomas, también podrían aparecer con otras afecciones, por lo que necesitará pruebas para averiguar la causa.

Cáncer de Piel no Melanoma

El cáncer de piel no melanoma, que incluye el carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas, es la forma más común de cáncer. Afecta a más de un millón de estadounidenses cada año. No está claro exactamente cuántos casos nuevos hay cada año porque los médicos a menudo pueden tratarlo en su consultorio y no tienen que informar los casos a los registros de cáncer.

Registries?

Los signos del carcinoma de células basales incluyen:

  • Llagas que no sanan, o sanan y luego reaparecen.
  • Manchas rojas escamosas y elevadas.
  • Bultos pequeños, brillantes y lisos de color rosa, rojo o blanco.
  • Zonas de piel pálidas y planas que parecen cicatrices.
  • Llagas o crecimientos que sangran, pican o tienen pequeños vasos sanguíneos en su superficie.
  • Crecimientos rosados con bordes elevados o hendiduras.

Es más probable que el carcinoma de células basales crezca en la cabeza, la cara, el cuello y el torso.

Los signos del carcinoma de células escamosas incluyen:

  • Manchas rojas y escamosas con bordes irregulares.
  • Crecimientos parecidos a verrugas.
  • Llagas que sangran con facilidad, no sanan o que forman una costra que no desaparece.
  • Crecimientos que pican, irritan o duelen.

El carcinoma de células escamosas generalmente se forma en áreas de su cuerpo que han estado expuestas repetidamente a la luz solar, como su cara.

Cáncer de Mama

Los signos incluyen:

  • Un nuevo bulto o masa en su seno, axila o alrededor de su clavícula. La mayoría de los bultos son indoloros, pero algunos pueden ser dolorosos o sensibles. (Sin embargo, muchos bultos no son cáncer de mama. La única forma de saberlo es que su médico lo revise).
  • Hinchazón en su seno
  • Irritación, hoyuelos (que pueden hacer que su piel se vea como una cáscara de naranja), engrosamiento, enrojecimiento o descamación de la piel de su seno
  • Dolor en el pecho o el pezón
  • Secreción del pezón que no es leche materna
  • Retracción del pezón (un pezón que está "abollado" o girado hacia adentro)

Estos signos no siempre significan que tenga cáncer de mama. Por eso es I mportante consultar a su médico o un especialista en mamas si nota algún cambio en sus mamas.

Cáncer de Pulmón

Nuevos casos estimados en EE. UU. En 2020: 228,820

Los signos de cáncer de pulmón incluyen:

  • Una tos persistente que no desaparece y empeora con el tiempo.
  • Tosiendo sangre
  • Sibilancia o dificultad para respirar
  • Dolor de pecho constante
  • Dolor de huesos
  • Ronquera u otros cambios en la voz
  • Infecciones pulmonares habituales (como neumonía o bronquitis)
  • Perder peso sin intentarlo
  • No sentir hambre
  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Coágulos de sangre

El cáncer de pulmón no suele causar síntomas hasta que está avanzado (también conocido como cáncer en etapa tardía). Eso se debe a que sus pulmones tienen pocas terminaciones nerviosas, por lo que los tumores pueden crecer allí sin causar dolor. Si tiene alguno de los signos anteriores, consulte a su médico para que le haga una prueba de cáncer de pulmón y otras posibles causas, como asma.

Cancer de Prostata

Nuevos casos estimados en EE. UU. En 2020: 191,930

Los signos incluyen:

  • Problemas para orinar, como dificultad para comenzar o contener la micción, fugas, flujo interrumpido de orina o un impulso repentino e incontrolable de orinar
  • Dolor (que puede sentirse como una sensación de ardor) al orinar
  • Necesidad de orinar con frecuencia, especialmente por la noche
  • Dificultad para lograr o mantener una erección
  • Cambios en la eyaculación, como dolor durante la eyaculación o disminución de la cantidad de líquido eyaculado.
  • Sangre en la orina o líquido de eyaculación
  • Dolor en la zona lumbar, los muslos, las caderas o la zona pélvica
  • Presión o dolor en el recto

El cáncer de próstata no suele causar señales de advertencia tempranas. Los expertos recomiendan que si usted es un hombre mayor de 55 años y no tiene ningún síntoma, debe hablar con sus médicos sobre si debe hacerse una prueba de detección de la enfermedad. Si tiene síntomas, consulte a su médico de inmediato. Estos síntomas también pueden deberse a otros problemas como la prostatitis (inflamación de la próstata).

Cánceres de Colon y Recto

También llamados cánceres colorrectales, los expertos estiman que se diagnosticarán 147,950 casos nuevos en los EE. UU. En 2020.

Los signos incluyen:

  • Perder peso sin intentarlo
  • Debilidad y agotamiento
  • Cambios en sus hábitos intestinales (como estreñimiento, diarrea o heces estrechas) que duran más de unos pocos días.
  • Dolor de estómago o intestino que puede aparecer o desaparecer, pero dura más de unos pocos días.
  • Presión en su recto o abdomen. Es posible que sienta que necesita constantemente evacuar el intestino.
  • Sangre en las heces (que pueden verse de color rojo oscuro o negro)
  • Sangrado en el recto. Esto puede aparecer como sangre de color rojo brillante en el papel higiénico.

Los cánceres colorrectales no siempre causan síntomas hasta que están avanzados. Pero los signos de cáncer colorrectal también pueden ser signos de otros problemas, como hemorroides o síndrome del intestino irritable. Consulte a su médico si tiene alguno de estos problemas.

Melanoma

Nuevos casos estimados en EE. UU. En 2020: 100,350

Los signos incluyen:

  • Un lunar o marca en la piel que es asimétrica, lo que significa que tiene bordes irregulares. Los bordes pueden verse festoneados o con muescas.
  • Un lunar o peca que tiene una variedad de colores (en lugar de ser todos de un tono marrón o negro). El melanoma puede ser marrón, negro, blanco, rojo, rosa o incluso azul.
  • Un lunar o una marca de color rojo, blanco o azul
  • Un lunar que es más grande que la punta de un borrador de lápiz
  • Un lunar o una marca que crece rápidamente o que ha cambiado de color o forma.
  • Un lunar o marca que sangra, pica o forma una costra

Debido a que el melanoma causa cambios visibles en su piel, los expertos recomiendan examinar su piel de la cabeza a los pies una vez al mes para detectar cualquier signo potencial de cáncer de piel, y que su médico también revise su piel una vez al año.

Cáncer de Vejiga

Nuevos casos estimados en EE. UU. En 2020: 81,400

Los signos incluyen:

  • Sangre en la orina. Este suele ser el primer signo de cáncer de vejiga. La sangre puede hacer que su orina se vea rosada, roja o anaranjada.
  • Cambios en la micción, como dificultad para orinar, flujo de orina débil, dolor al orinar o no poder orinar.

Consulte a su médico si tiene alguno de estos problemas. Tenga en cuenta que podrían tener otras causas, como una infección del tracto urinario, vejiga hiperactiva o agrandamiento de la próstata.

Linfoma no Hodgkin

Nuevos casos estimados en EE. UU. En 2020: 77, 240

Los signos incluyen:

  • Ganglios linfáticos agrandados, que pueden sentirse como bultos debajo de la piel
  • Perder peso sin intentarlo
  • Sentirse débil o cansado todo el tiempo.
  • Escalofríos, fiebre o sudores nocturnos
  • Un abdomen hinchado
  • Sentirse lleno después de comer solo un poco
  • Dificultad para respirar o tos que no desaparece
  • Dolor o presión en su pecho
  • Una infección grave o infecciones habituales
  • Moretones o sangrado con regularidad

El linfoma no Hodgkin es una de las formas más comunes de cáncer infantil, pero también afecta a los adultos. Puede estar en diferentes áreas del cuerpo, lo que significa que los síntomas de la enfermedad pueden variar. Por ejemplo, el linfoma en su abdomen puede causar dolor e hinchazón en su intestino, mientras que el linfoma de piel puede provocar bultos que pican en la piel. Algunos de los signos del linfoma también son signos comunes de infecciones que no están relacionadas con el cáncer.

Cancer de RIÑON

Nuevos casos estimados en EE. UU. En 2020: 73,750 Los signos incluyen:

  • Sangre en su orina 
  • Dolor en un lado de la espalda baja que no es causado por una lesión. 
  • Un bulto en un lado de la espalda baja 
  • Sentirse cansado todo el tiempo 
  • Poco apetito
  • Perder peso sin intentarlo 
  • Fiebre que no desaparece 
  • Anemia (recuentos bajos de glóbulos rojos, que su médico determinaría con un análisis de sangre) 

Leucemia

Nuevos casos estimados en EE. UU. En 2020: 60,530

Los signos incluyen:

  • Fiebre, escalofríos o sudores nocturnos
  • Sensación de cansancio o debilidad
  • Perder peso sin intentarlo
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Un hígado agrandado (que puede sentirse como una masa debajo de las costillas del lado derecho)
  • Un bazo agrandado (que puede sentirse como una masa debajo de las costillas del lado izquierdo)
  • Sangrados nasales frecuentes
  • Sangrado o moretones con facilidad
  • Pequeñas manchas rojas en la piel llamadas petequias
  • Dolor de huesos

La leucemia es un cáncer en los tejidos que forman la sangre del cuerpo. Estos tejidos incluyen la médula ósea y el sistema linfático, incluidos los ganglios linfáticos. Debido a que la leucemia puede afectar diferentes partes del cuerpo, los signos de la enfermedad pueden variar de una persona a otra.

Cancer de Pancreas

Nuevos casos estimados en EE. UU. En 2020: 57.600

Los signos incluyen:

  • Perder peso sin intentarlo
  • Dolor en la parte superior del abdomen que puede llegar hasta la espalda
  • Depresión
  • Coágulos de sangre
  • Desarrollar diabetes
  • Sensación de cansancio o debilidad
  • Coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos (conocida como ictericia)

El cáncer de páncreas no suele presentar signos hasta que la enfermedad está avanzada.

Cáncer de Tiroides

Nuevos casos estimados en EE. UU. En 2020: 52,890

Los signos incluyen:

  • Un bulto o hinchazón en la parte delantera de su cuello
  • Dolor en la parte delantera del cuello que puede irradiarse hasta los oídos
  • Dificultad para tragar o respirar
  • Cambios en la voz, como ronquera, que no desaparecen
  • Una tos constante

Cáncer de Hígado

Nuevos casos estimados en EE. UU. En 2020: 42,810

Los signos incluyen:

  • Perder peso sin intentarlo
  • No tener apetito o sentirse muy lleno después de comer una pequeña cantidad de comida
  • Náuseas o vómitos
  • Un hígado agrandado. Esto puede sentirse como una masa debajo de las costillas del lado derecho.
  • Un bazo agrandado. Esto puede sentirse como una masa debajo de las costillas del lado izquierdo.
  • Dolor en el intestino o cerca del omóplato derecho
  • Un abdomen hinchado
  • Picazón en la piel que no tiene otra causa
  • Coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos (conocida como ictericia)
  • Hematomas o sangrado anormales
  • Fiebre
  • Venas agrandadas en su vientre
  • Mareos o desmayos
  • Debilidad o confusión
  • Estreñimiento

Cáncer Endometrial

El cáncer de endometrio es un tipo de cáncer de útero que afecta el endometrio, que es el revestimiento del útero. Los expertos predicen que en 2020 se diagnosticarán 65.620 nuevos casos de cánceres de útero, incluido el cáncer de endometrio, en los EE. UU.

Los signos de cáncer de endometrio incluyen:

  • Sangrado vaginal anormal, como sangrado entre períodos o después de la menopausia
  • Secreción vaginal que no tiene sangre pero parece anormal (como un olor desagradable)
  • Dolor o presión en su área pélvica
  • Perder peso sin intentarlo

Creemos Que Hay 3 Causas de Cáncer

# 1 Ambiental

Sustancias Cancerígenas en el Medio Ambiente

El cáncer es causado por cambios en ciertos genes que alteran el funcionamiento de nuestras células. Algunos de estos cambios genéticos ocurren naturalmente cuando el ADN se replica durante el proceso de división celular. Pero otros son el resultado de exposiciones ambientales que dañan el ADN. Estas exposiciones pueden incluir sustancias, como las sustancias químicas del humo del tabaco, o radiación, como los rayos ultravioleta del sol.

Las personas pueden evitar algunas exposiciones que causan cáncer, como el humo del tabaco y los rayos del sol. Pero otros son más difíciles de evitar, especialmente si están en el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que comemos o los materiales que usamos para hacer nuestro trabajo. Los científicos están estudiando qué exposiciones pueden causar o contribuir al desarrollo del cáncer. Comprender qué exposiciones son dañinas y dónde se encuentran puede ayudar a las personas a evitarlas.

Las sustancias que se enumeran a continuación se encuentran entre los carcinógenos con mayor probabilidad de afectar la salud humana, según el 14º Informe sobre Carcinógenos del Programa Nacional de Toxicología. Sin embargo, el simple hecho de que una sustancia haya sido designada como carcinógeno no significa que la sustancia necesariamente causará cáncer. Muchos factores influyen en si una persona expuesta a un carcinógeno desarrollará cáncer, incluida la cantidad y duración de la exposición y los antecedentes genéticos del individuo. Obtenga más información sobre los carcinógenos ambientales y el riesgo de cáncer.

Aflatoxinas

Las aflatoxinas son una familia de toxinas producidas por ciertos hongos que se encuentran en cultivos agrícolas como el maíz (maíz), maní, semillas de algodón y nueces de árbol. Los principales hongos productores de aflatoxinas son Aspergillus flavus y Aspergillus parasiticus, que abundan en las regiones cálidas y húmedas del mundo. Los hongos productores de aflatoxinas pueden contaminar los cultivos en el campo, en la cosecha y durante el almacenamiento.

Las personas pueden estar expuestas a las aflatoxinas al comer productos vegetales contaminados (como el maní) o al consumir carne o productos lácteos de animales que ingirieron alimentos contaminados. Los agricultores y otros trabajadores agrícolas pueden estar expuestos al inhalar el polvo generado durante la manipulación y el procesamiento de cultivos y piensos contaminados.

La exposición a las aflatoxinas se asocia con un mayor riesgo de cáncer de hígado.

Puede reducir su exposición a las aflatoxinas comprando solo las principales marcas comerciales de nueces y mantequillas de nueces y descartando las nueces que se ven mohosas, descoloridas o arrugadas. Para ayudar a minimizar el riesgo, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) prueba los alimentos que pueden contener aflatoxinas, como el maní y la mantequilla de maní. Hasta la fecha, no se ha informado de ningún brote de enfermedades humanas causadas por aflatoxinas en los Estados Unidos, pero esos brotes se han producido en algunos países en desarrollo.

Ácidos Aristolóquicos

Los ácidos aristolóquicos son un grupo de ácidos que se encuentran naturalmente en muchos tipos de plantas conocidas como Aristolochia (agrimonia o pipevines) y en algunos tipos de plantas conocidas como Asarum (jengibre silvestre), que crecen en todo el mundo.

Las plantas que contienen ácidos aristolóquicos se utilizan en algunos productos a base de hierbas destinados a tratar una variedad de síntomas y enfermedades, como la artritis, la gota y la inflamación. Estos productos no han sido aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) y, a menudo, se comercializan como suplementos dietéticos o “medicina tradicional”.

La exposición puede ocurrir al comer o beber, de manera intencional o sin saberlo, productos alimenticios o a base de hierbas que contengan ácidos aristolóquicos.

Se han reportado cánceres del tracto urinario superior (pelvis renal y uréter) y vejiga entre individuos que tenían daño renal causado por el consumo de productos a base de hierbas que contienen ácidos aristolóquicos.

Para reducir su riesgo, no use productos a base de hierbas que contengan ácidos aristolóquicos. La FDA proporciona una lista de algunos productos que contienen ácidos aristolóquicos.

Arsénica

El arsénico es una sustancia natural que se puede encontrar en el aire, el agua y el suelo. También puede ser liberado al medio ambiente por ciertos procesos agrícolas e industriales, como la minería y la fundición de metales. El arsénico se presenta en dos formas (orgánico e inorgánico); la forma inorgánica es más tóxica que la orgánica.

Las personas de la población general pueden estar expuestas al arsénico al fumar tabaco, estar cerca del humo del tabaco, beber agua contaminada o comer alimentos de plantas irrigadas con agua contaminada. El arsénico inorgánico está presente de forma natural en niveles elevados en las aguas subterráneas de ciertos países, incluido Estados Unidos. En general, se cree que la exposición al arsénico en el agua potable contaminada es más dañina para la salud humana que la exposición al arsénico en los alimentos contaminados.

En el pasado, las personas estuvieron expuestas al arsénico durante ciertos tratamientos médicos y a través del contacto con pesticidas. Los compuestos de arsénico inorgánico se utilizaron ampliamente como pesticidas hasta mediados de la década de 1900 y se encontraron en algunos medicamentos hasta la década de 1970. En la década de 1990, la investigación mostró que un compuesto de arsénico, el trióxido de arsénico, era eficaz en el tratamiento de la leucemia promielocítica aguda.

La ingestión prolongada de agua potable que contiene arsénico se asocia con un mayor riesgo de cáncer de vejiga y cáncer de piel, y la exposición médica al arsénico se ha asociado claramente con el cáncer de piel en estudios epidemiológicos. Además, los cánceres de pulmón, tracto digestivo, hígado, riñón y sistemas linfático y hematopoyético se han relacionado con la exposición al arsénico.

El acceso a un suministro de agua potable para beber, preparar alimentos e irrigar los cultivos alimentarios es la forma más importante de prevenir la exposición al arsénico.

Amianto

El asbesto es el nombre que se le da a un grupo de minerales fibrosos naturales que son resistentes al calor y la corrosión. Debido a estas propiedades, el asbesto se ha utilizado en productos comerciales como materiales aislantes e ignífugos, frenos de automóviles y materiales para tableros de yeso.

Si se alteran los productos que contienen asbesto, se liberan pequeñas fibras de asbesto en el aire. Cuando se inhalan fibras de asbesto, pueden quedar atrapadas en los pulmones y permanecer allí durante mucho tiempo. Con el tiempo, las fibras de asbesto acumuladas pueden causar inflamación y cicatrización de los tejidos, lo que puede afectar la respiración y provocar graves problemas de salud.

Hay niveles bajos de fibras de asbesto en el aire, el agua y el suelo. La mayoría de las personas, sin embargo, no se enferman por este tipo de exposición. Las personas que se enferman a causa del asbesto generalmente han estado expuestas a él de manera regular, con mayor frecuencia en un trabajo en el que han trabajado directamente con el material o mediante un contacto ambiental sustancial.

La mayoría de las exposiciones intensas al asbesto se produjeron en el pasado. Las exposiciones más intensas en la actualidad tienden a ocurrir en la industria de la construcción y en la reparación de barcos, particularmente durante la remoción de materiales que contienen asbesto debido a renovaciones, reparaciones o demoliciones. Los trabajadores también pueden estar expuestos durante la fabricación de productos que contienen asbesto, como textiles, productos de fricción, aislamiento y otros materiales de construcción.

La exposición al asbesto causa mesotelioma (un cáncer de las membranas delgadas que recubren el pecho y el abdomen) y cánceres de pulmón, laringe y ovario. El mesotelioma es la forma más común de cáncer asociada con la exposición al asbesto, aunque la enfermedad es relativamente rara.

El uso de asbesto ahora está muy regulado en los Estados Unidos. La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional ha emitido estándares para la industria de la construcción, la industria general y los sectores de empleo en astilleros.

Muchos estudios han demostrado que la combinación de fumar tabaco y la exposición al asbesto es particularmente peligrosa. Sin embargo, también hay evidencia de que dejar de fumar reduce el riesgo de cáncer de pulmón entre los trabajadores expuestos al asbesto.

Benceno

El benceno es una sustancia química líquida incolora o de color amarillo claro a temperatura ambiente. Se utiliza principalmente como disolvente en las industrias química y farmacéutica, como material de partida e intermedio en la síntesis de numerosos productos químicos y en la gasolina. El benceno se produce mediante procesos tanto naturales como artificiales. Es un componente natural del petróleo crudo, que es la principal fuente de benceno que se produce en la actualidad. Otras fuentes naturales incluyen las emisiones de gases de los volcanes y los incendios forestales.

Las personas están expuestas al benceno principalmente al respirar aire que contiene el químico. Los trabajadores de las industrias que producen o usan benceno pueden estar expuestos a los niveles más altos de la sustancia química, aunque las regulaciones federales y estatales han reducido estas exposiciones en las últimas décadas. De manera similar, los límites en la cantidad de benceno permitida en la gasolina han contribuido a reducir las exposiciones.

El humo de los cigarrillos es otra fuente de exposición al benceno, que representa aproximadamente la mitad de la exposición total de la población estadounidense a esta sustancia química. Entre los fumadores, el 90 por ciento de las exposiciones al benceno provienen del tabaquismo. El benceno también se puede encontrar en colas, adhesivos, productos de limpieza y decapantes. El aire exterior contiene niveles bajos de benceno del humo de tabaco de segunda mano, gases de gasolina, gases de escape de vehículos de motor y emisiones industriales.

La exposición al benceno aumenta el riesgo de desarrollar leucemia y otros trastornos sanguíneos.

Benzidine

La bencidina es una sustancia química manufacturada que no se encuentra en la naturaleza. En el pasado, se usaban grandes cantidades de bencidina para producir tintes para telas, papel y cuero. También se utilizó en laboratorios clínicos para detectar sangre, como agente compuesto de caucho y en la fabricación de películas plásticas. Sin embargo, la bencidina no se ha vendido en los Estados Unidos desde mediados de la década de 1970 y ya no se usa en laboratorios médicos ni en las industrias del caucho y los plásticos.

La inhalación y la ingestión accidental son las principales formas en que las personas pueden exponerse a los tintes a base de bencidina en los Estados Unidos. A medida que los tintes a base de bencidina se eliminaron de los mercados industriales y de consumo y se reemplazaron por otros tipos de tintes, el potencial de exposición ha disminuido.

La exposición ocupacional a la bencidina da como resultado un mayor riesgo de cáncer de vejiga, según estudios de trabajadores en diferentes ubicaciones geográficas.

Aunque el berilio se encuentra en la naturaleza, la principal fuente de su emisión al medio ambiente es a través de la combustión de combustibles fósiles (principalmente carbón), que libera partículas que contienen berilio y cenizas volantes a la atmósfera.

Berilio

El berilio es un metal que se encuentra en la naturaleza, especialmente en la roca de berilo y bertrandita. Es extremadamente ligero y duro, es un buen conductor de electricidad y calor y no es magnético. Debido a estas propiedades, el berilio se utiliza en productos comerciales y de consumo de alta tecnología, incluidos componentes aeroespaciales, transistores, reactores nucleares y palos de golf.

La mayoría de las exposiciones al berilio que causan enfermedades están relacionadas con el procesamiento del berilio. La principal vía de exposición humana es a través de partículas en suspensión de berilio metálico, aleaciones, óxidos y cerámicas. Las partículas de berilio se inhalan hacia los pulmones y el tracto respiratorio superior. También pueden producirse exposiciones de las manos a la boca y el contacto de la piel con partículas ultrafinas.

Se ha observado un mayor riesgo de cáncer de pulmón en trabajadores expuestos a berilio o compuestos de berilio.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Tiene información sobre la prevención de efectos adversos para la salud derivados de la exposición al berilio en el trabajo.

1,3-Butadieno

El 1,3-butadieno es un gas incoloro a temperatura ambiente con olor a gasolina. Se utiliza para producir productos de caucho sintético, como neumáticos, resinas y plásticos, y otros productos químicos.

La exposición al 1,3-butadieno ocurre principalmente entre los trabajadores que respiran aire contaminado en el trabajo. Otras fuentes de exposición incluyen los gases de escape de los automóviles; humo de tabaco; y aire y agua contaminados cerca de instalaciones químicas, plásticas o de caucho.

Los estudios han demostrado consistentemente una asociación entre la exposición ocupacional al 1,3-butadieno y una mayor incidencia de leucemia.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Tiene información sobre los límites de exposición al 1,3-butadieno. Las personas también pueden reducir su exposición al 1,3-butadieno evitando el humo del tabaco.

Cadmio

El cadmio es un elemento natural que se encuentra en pequeñas cantidades en el aire, el agua, el suelo y los alimentos. Todos los suelos y rocas, incluidos el carbón y los fertilizantes minerales, contienen algo de cadmio. La mayor parte del cadmio que se utiliza en los Estados Unidos se extrae durante la producción de otros metales como el zinc, el plomo y el cobre. El cadmio no se corroe fácilmente y se ha utilizado para fabricar baterías, pigmentos, revestimientos metálicos y plásticos.

La exposición al cadmio ocurre principalmente en lugares de trabajo donde se fabrican productos de cadmio. Las principales vías de exposición ocupacional son la inhalación de polvo y humos y la ingestión accidental de polvo de manos, cigarrillos o alimentos contaminados.

La población en general está expuesta al cadmio al respirar el humo del tabaco o al comer alimentos contaminados con cadmio, que es la principal fuente de exposición al cadmio para los no fumadores. La creciente industria del reciclaje de baterías de níquel-cadmio (NiCd) también es una fuente potencial de exposición.

La exposición ocupacional a varios compuestos de cadmio se asocia con un mayor riesgo de cáncer de pulmón.

Alquitrán de Hulla y Brea de Alquitrán de Hulla

El alquitrán de hulla se deriva del carbón. Es un subproducto de la producción de coque, un combustible sólido que contiene principalmente carbono y gas de carbón. El alquitrán de hulla se utiliza principalmente para la producción de productos químicos refinados y productos de alquitrán de hulla, como la creosota y la brea de alquitrán de hulla. Ciertas preparaciones de alquitrán de hulla se han utilizado durante mucho tiempo para tratar diversas afecciones de la piel, como el eccema, la psoriasis y la caspa.

La brea de alquitrán de hulla es un líquido negro espeso que queda después de la destilación del alquitrán de hulla. Se utiliza como base para revestimientos y pinturas, en techos y pavimentos, y como aglutinante en productos asfálticos. Tanto el alquitrán de hulla como la brea de alquitrán de hulla contienen muchos compuestos químicos, incluidos carcinógenos como el benceno.

Las rutas principales de exposición humana a los alquitranes de hulla y los productos de alquitrán de hulla son la inhalación, la ingestión y la absorción a través de la piel. La exposición a los alquitranes de hulla y las brea de alquitrán de hulla puede producirse en las fundiciones y durante la producción de coque, la gasificación del carbón y la producción de aluminio. Otros trabajadores que pueden estar expuestos a brea de alquitrán de hulla son los que producen o utilizan alquitrán de pavimento, alquitrán de techo, pinturas de alquitrán de hulla, esmaltes de alquitrán de hulla, otros revestimientos de alquitrán de hulla o ladrillos refractarios.

La población en general puede estar expuesta a los alquitranes de hulla en contaminantes ambientales y mediante el uso de preparaciones de alquitrán de hulla para tratar trastornos de la piel como eccema, psoriasis y caspa.

La exposición ocupacional a alquitrán de hulla o brea de alquitrán de hulla aumenta el riesgo de cáncer de piel. Otros tipos de cáncer, incluidos los de pulmón, vejiga, riñón y tracto digestivo, también se han relacionado con la exposición ocupacional al alquitrán de hulla y al alquitrán de hulla.

Las exposiciones al alquitrán de hulla y la brea agria de carbón están reguladas por la Norma de Contaminantes del Aire de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de los EE. UU. (OSHA) para la industria general, el empleo en astilleros y la industria de la construcción. OSHA proporciona al público información detallada sobre seguridad y salud sobre la brea de alquitrán de hulla.

Emisiones de hornos de coque

Las emisiones de los hornos de coque provienen de grandes hornos que se utilizan para calentar carbón para producir coque, que se utiliza para fabricar hierro y acero. Las emisiones son mezclas complejas de polvo, vapores y gases que generalmente incluyen carcinógenos como cadmio y arsénico. Los productos químicos recuperados de las emisiones de los hornos de coque se utilizan como materia prima para producir artículos como plásticos, disolventes, tintes, pinturas y aislantes.

Los trabajadores de las plantas de coquización y las plantas de producción de alquitrán de hulla pueden estar expuestos a las emisiones de los hornos de coque. Las exposiciones ocupacionales también pueden ocurrir entre los trabajadores de las industrias del aluminio, acero, grafito, electricidad y construcción. Las principales vías de exposición humana potencial a las emisiones de los hornos de coque son la inhalación y la absorción a través de la piel.

La exposición a las emisiones de los hornos de coque aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y, posiblemente, cáncer de riñón.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Proporciona información sobre los límites de exposición para las emisiones de los hornos de coque.

Sílice cristalina (tamaño respirable)

Un material natural abundante, la sílice cristalina se encuentra en la piedra, el suelo y la arena. También se encuentra en hormigón, ladrillo, mortero y otros materiales de construcción. La sílice cristalina se presenta en varias formas, siendo el cuarzo la más común. El polvo de cuarzo es sílice cristalina respirable, lo que significa que se puede aspirar al respirar.

 La exposición a pequeñas partículas de sílice en el aire, principalmente polvo de cuarzo, ocurre principalmente en entornos industriales y ocupacionales. Por ejemplo, los trabajadores que utilizan sierras manuales para mampostería para cortar materiales como hormigón y ladrillos pueden estar expuestos a la sílice en el aire. Cuando se inhalan, estas partículas pueden penetrar profundamente en los pulmones.

La principal vía de exposición de la población en general es la inhalación de sílice en el aire mientras se utilizan productos comerciales que contienen cuarzo. Estos productos incluyen limpiadores, cosméticos, arcillas y esmaltes artísticos, arena para mascotas, talco en polvo, masilla y pintura.

La exposición de los trabajadores a la sílice cristalina respirable se asocia con tasas elevadas de cáncer de pulmón. El vínculo más fuerte entre el cáncer de pulmón humano y la exposición a la sílice cristalina respirable se ha observado en estudios de trabajadores de canteras y granito y trabajadores involucrados en la cerámica, alfarería, ladrillos refractarios y ciertas industrias de la tierra.

La Administración de Salud y Seguridad Minera y la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de los Estados Unidos (OSHA) tienen regulaciones relacionadas con la sílice. Por ejemplo, OSHA tiene una hoja informativa sobre el control del polvo de sílice en la construcción.

EMF (Fuerza electromotriz)

¿Por qué EMF / EMR todavía no se aborda como un problema cuando la investigación demuestra que causa importantes problemas de salud? ¿Cuánto tiempo pueden las personas enterrar la cabeza en la arena y / o ser engañadas por los gobiernos sobre los peligros que enfrentan a causa de los campos electromagnéticos?

El difunto Dr. Neil Cherry, biofísico y funcionario electo en Nueva Zelanda, dijo que los estudios indican que la radiación no ionizante (EMF / EMR) causa de todo, desde cáncer en ratas de laboratorio hasta cambios neurológicos en humanos.

La investigación del Dr. Cherry demostró que los seres humanos son muy buenos conductores de señales transmitidas por microondas. Esto significa que la mayoría de las señales de microondas irradian a través de nosotros y son absorbidas con muy poca cantidad de información que llega al punto de transmisión principal.

También encontró que esta tecnología debería rediseñarse para no irradiar a personas y animales, y debería dirigirse al sitio principal de transmisión.

Los organismos vivos son en sí mismos instrumentos electromagnéticos de gran sensibilidad que pueden soportar una variedad de vibraciones eléctricas; Estos pueden verse interferidos por la radiación externa, tanto en microondas como en frecuencias mucho más bajas (ELF), de varias formas, de las cuales pueden derivarse efectos adversos para la salud.

PS ¡La construcción justo debajo de líneas eléctricas de alto voltaje todavía está permitida en Nueva Zelanda a pesar de la investigación del Dr. Neil Cherry! ¡Debe estar mirando hacia abajo sacudiendo la cabeza!

Celulares

Los teléfonos móviles pueden hacer la vida más fácil de muchas formas. Pero es posible que le preocupe que el uso de un teléfono celular pueda aumentar su riesgo de cáncer. Los científicos han estado estudiando esta cuestión desde que cada vez más personas empezaron a utilizar teléfonos móviles en la década de 1990.

Más de 400 millones de personas en los EE. UU. Usan teléfonos celulares y más de 5 mil millones los usan en todo el mundo. La gente hace más llamadas cada día y estas llamadas duran más. Estas son algunas de las razones por las que a las personas les preocupa que los teléfonos móviles puedan ser perjudiciales para su salud.

¿Pero lo son realmente? Esto es lo que tienen que decir algunas agencias expertas:

  • La FDA dice que ni los resultados de la investigación ni las estadísticas de salud pública han demostrado claramente que el uso normal de teléfonos celulares aumenta el riesgo de cáncer.
  • La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer dice que la radiación de los teléfonos celulares es "posiblemente" una sustancia que causa cáncer.
  • El CDC dice que la ciencia no nos ha dado una respuesta definitiva y se necesita más investigación.

La conclusión es que nadie puede decir con certeza en este momento si existe un vínculo entre los teléfonos celulares y el cáncer. Décadas de estudios han dado lugar a resultados contradictorios. Y los científicos todavía están estudiando el tema.

Pero si está preocupado, hay pasos que puede tomar para reducir la cantidad de radiación a la que está expuesto desde su teléfono celular. Esa radiación es lo que podría relacionar los teléfonos celulares con el cáncer.

Los teléfonos móviles emiten pequeñas cantidades de un tipo de radiación llamada radiación de radiofrecuencia u ondas de radio. Se llama radiación no ionizante y es del mismo tipo que se encuentra en las ondas de radio FM y las microondas.

Es diferente de la radiación ionizante, que proviene de elementos como los rayos X y la luz ultravioleta. Ese tipo de radiación puede dañar químicamente su ADN y aumentar su riesgo de cáncer.

El tipo no ionizante de los teléfonos no tiene suficiente energía para dañar directamente el ADN de sus células. Aún así, partes de su cuerpo cercanas a la antena de su teléfono pueden absorber su radiación.

Debido a que a menudo sostenemos nuestros teléfonos cerca de nuestras cabezas cuando hacemos llamadas, los científicos se han preguntado si esto podría conducir a tumores en el área del cerebro, el oído o el cuello.

En los últimos años se han realizado muchos estudios sobre el uso de teléfonos móviles y el cáncer. Incluyen:

Estudio INTERPHONE

Investigadores de 13 países analizaron el uso de teléfonos celulares en más de 5,000 personas que tenían tumores cerebrales y un grupo similar sin tumores cerebrales. En general, no se encontró un vínculo entre el riesgo de tumores cerebrales y:

  • Uso del teléfono celular
  • Con qué frecuencia se hicieron las llamadas
  • Tiempos de llamada más largos

Los investigadores encontraron un pequeño aumento en el riesgo de cierto tipo de tumor cerebral en el 10% de las personas que más usaban sus teléfonos celulares.

Análisis de 2019. Al observar los resultados de múltiples estudios, los investigadores no encontraron ninguna sugerencia de que el uso de teléfonos móviles condujera a un mayor riesgo de tumores del cerebro o de las glándulas salivales (en la mandíbula). Pero no estaban seguros de si el riesgo podría aumentar 15 años o más después. Tampoco estaban seguros de si los niños que usan teléfonos celulares podrían tener un mayor riesgo de tener estos tumores en el futuro.

Revisión de 50 años. Una revisión de 22 estudios realizados entre 1966 y 2016 sugirió que las personas que habían usado teléfonos celulares durante 10 años o más tenían un mayor riesgo de tumores cerebrales.

Investigación de tendencias 2018. Investigadores australianos compararon el uso de teléfonos celulares con las tendencias de los tumores cerebrales durante tres períodos diferentes de una década. No encontraron ningún vínculo entre los tumores cerebrales y los teléfonos móviles.

La investigación no puede decirnos todo lo que necesitamos saber. Muchos estudios tienen debilidades integradas que pueden afectar la precisión de sus hallazgos. Incluyen:

  • Es posible que los resultados de los estudios realizados en animales o células no se apliquen a las personas.
  • Es posible que las personas no hayan estado usando teléfonos celulares con regularidad el tiempo suficiente para saber si están vinculados al cáncer.
  • Otros hábitos además del uso del teléfono celular pueden afectar las tasas de cáncer, pero estos hábitos no se estudiaron.
  • Las personas no siempre recuerdan cuánto o cuánto tiempo han hecho algo, como usar un teléfono celular. Esto puede hacer que los resultados de un estudio sean menos precisos.
  • La tecnología de los teléfonos móviles sigue cambiando con el tiempo, lo que puede afectar los resultados del estudio.
  • La mayoría de los estudios se realizan en adultos, lo que significa que es posible que sus resultados no se apliquen a los niños.

Si le preocupa que su teléfono celular pueda aumentar su riesgo de cáncer, hay formas en las que podría reducir la cantidad de radiación a la que lo expone. Éstos incluyen:

  • Limite su tiempo en el teléfono.
  • Use el altavoz, un auricular o un dispositivo de manos libres en lugar de sostener el teléfono contra su cabeza.
  • Envía un mensaje de texto en lugar de llamar.
  • Busque un teléfono celular con una tasa de absorción específica o SAR más baja. Un valor de SAR más bajo puede significar que el teléfono emite menos radiación. Puede encontrar esta información en el manual de usuario de su teléfono o en el sitio web del fabricante. Tenga en cuenta que el SAR se basa en el funcionamiento del teléfono a su máxima potencia. Es posible que eso no refleje cómo usas realmente tu teléfono.

FCC (Comisión Federal de Comunicaciones)

El 4 de febrero de 2020, una científica ganadora del Premio Nobel llamada Devra Davis, presentó una demanda contra la FCC. Afirma que la FCC no ha protegido durante años la salud pública al confiar en pruebas de seguridad de 24 años diseñadas cuando los teléfonos eran del tamaño de un zapato y pocos los usaban. También dijo que han ignorado los estudios. Presentó esta apelación para insistir en que la agencia tome la medida del gobierno de los EE. UU. Y otras pruebas científicas de que la radiación de los teléfonos celulares puede ser dañina. Señaló el enfoque de no intervención de la FCC en la regulación relacionada con los teléfonos celulares durante las últimas tres administraciones presidenciales. La demanda acusa específicamente a la FCC de violar la Ley de Procedimiento Administrativo (APA) y solicita una apelación de la orden anterior de la agencia que niega revisar los estándares de los teléfonos celulares. “A diferencia de Francia e Israel, muchos estadounidenses ignoran el hecho de que los teléfonos son radios de microondas de dos vías que se prueban mientras se mantienen a centímetros del cuerpo. Los consejos de seguridad también están ocultos dentro de los sistemas operativos sobre mantener los dispositivos lejos del abdomen de mujeres embarazadas o niños ”, dijo Davis.

FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos)

Los funcionarios de la FDA dicen que la radiación de los teléfonos celulares causa tumores cerebrales en ratas, pero no en humanos. “Nuestro uso omnipresente de teléfonos celulares significa inevitablemente que debemos continuar revisando y garantizando su seguridad”, dijo en un comunicado el Dr. Jeffrey Shuren, director del Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA.

Las declaraciones de la FDA se produjeron después de un estudio de décadas en el que participaron más de 3.000 roedores.

Investigadores del Programa Nacional de Toxicología (NTP) dijeron, después de cientos de experimentos, que había un vínculo entre la radiación de los teléfonos celulares y los tumores cerebrales en ratas macho. Pero se basó en la tecnología antigua utilizada en los teléfonos móviles de la era temprana. Si bien el NTP informó inicialmente "evidencia clara" entre la radiación y los tumores en ratas, los borradores posteriores del informe incluyeron un lenguaje menos directo.

La Dra. Jennifer Simmons, cirujana de mama certificada por la junta y jefa de cirugía de mama en Einstein Medical Center Montgomery en el área de Filadelfia, dijo que el estudio de la FDA se basó en tecnología de segunda generación de la década de 1990, y los dispositivos móviles modernos ofrecen mucha menos radio energía de frecuencia para el usuario.

Aún así, Simmons tiene sus reservas sobre el estudio. No cree que debamos aceptar "ciegamente" que los teléfonos móviles son seguros, especialmente porque las agencias gubernamentales como la FDA están "muy influenciadas por la industria y, por lo tanto, la información a menudo se manipula a favor de la industria".

WHO (Organización Mundial de la Salud)

La radiación de los teléfonos móviles podría causar cáncer, según la Organización Mundial de la Salud.

En un informe publicado hoy (31 de mayo de 2001), la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), que es un brazo de la OMS, dijo que ahora incluye el uso de teléfonos móviles en la misma categoría que el plomo, los gases de escape de los motores de gasolina y el cloroformo. . Oficialmente, la radiación de los teléfonos móviles está catalogada como "peligro carcinogénico".

Hasta el día de hoy, la IARC de la OMS había dicho que no había efectos adversos para la salud por el uso de teléfonos celulares. La industria inalámbrica, incluido el grupo de presión de la CTIA, la Comisión Federal de Comunicaciones y la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. También han mantenido durante mucho tiempo que los teléfonos celulares son seguros.

Opinión:

Aunque este artículo minimiza el peligro de la radiación de los teléfonos móviles, en diciembre de 2011, tenía un tumor canceroso en el lado derecho de mi cuello. Era del tamaño de una pelota de béisbol. Estaba usando un I-Phone 1, durante aproximadamente 8 horas al día. Desde entonces, me he encontrado con otras personas con lo mismo. Un tipo me dijo que era demasiado tarde para operar. ¿Quién sabe cuántas otras personas se han visto afectadas por esto? Porque en la mayoría de los casos, los acuerdos se dan con la orden de sellar el caso.

Vuelo a Gran Altitud

La principal fuente de exposición a la radiación de los viajes en avión proviene del vuelo en sí. Esto se debe a que a gran altura el aire se vuelve más delgado. Cuanto más se aleja de la superficie de la Tierra, menos moléculas de gas hay por volumen de espacio. Por lo tanto, un aire más delgado significa menos moléculas para desviar los rayos cósmicos entrantes, la radiación del espacio exterior. Con menos blindaje atmosférico, hay más exposición a la radiación.

La situación más extrema es para los astronautas que viajan completamente fuera de la atmósfera de la Tierra y no disfrutan de su escudo protector. En consecuencia, reciben altas dosis de radiación. De hecho, la acumulación de dosis de radiación es el factor limitante para la duración máxima de los vuelos espaciales tripulados. Demasiado tiempo en el espacio y los astronautas corren el riesgo de sufrir cataratas, cáncer y posibles dolencias cardíacas cuando regresen a casa.

¿Cuál sería la dosis de radiación acumulativa y cuáles son los riesgos para la salud de volar?

Depende completamente de cuánto tiempo haya pasado una persona en el aire. La tasa de dosis de radiación a una altitud de vuelo típica de una aerolínea comercial (35.000 pies) es de aproximadamente 0,003 milisieverts por hora. Un milisievert o mSv es una unidad de dosis de radiación que se puede usar para estimar el riesgo de cáncer. Al multiplicar la tasa de dosis por las horas de vuelo, podemos ver cuál es el riesgo de una persona. Pero, ¿qué significa eso para nuestra salud?

La principal amenaza para la salud a este nivel de dosis es un mayor riesgo de padecer algún tipo de cáncer más adelante en la vida. Los estudios de víctimas de bombas atómicas, trabajadores nucleares y pacientes con radiación médica han permitido a los científicos estimar el riesgo de cáncer para cualquier dosis de radiación en particular.

En igualdad de condiciones y asumiendo que las dosis bajas tienen niveles de riesgo proporcionales a las dosis altas, entonces una tasa de riesgo de cáncer general del 0,005 por ciento por mSv es una estimación razonable y de uso común.

La pregunta entonces es si ese es un alto nivel de riesgo. Su propio sentimiento puede depender de cómo ve su riesgo de cáncer de fondo.

Investigaciones de Harvard T.H. Chan School of Public Health ha descubierto que los auxiliares de vuelo tienen tasas más altas de varios tipos de cáncer que la población general, especialmente el melanoma y el cáncer de piel no melanoma, y ​​para las auxiliares de vuelo, cáncer de mama.

Los hallazgos se basan en una encuesta realizada en 2014-2015 de 5.366 asistentes de vuelo en los EE. UU. Que formaron parte del Estudio de salud de los asistentes de vuelo de Harvard, que comenzó en 2007. La encuesta hizo preguntas específicas a los asistentes de vuelo sobre sus experiencias laborales, hábitos de estilo de vida, y salud. Se incluyeron preguntas sobre si habían tenido un diagnóstico de cáncer.

Los investigadores compararon los resultados con información de un grupo similar de personas de la población general de EE. UU., Que formaron parte de una encuesta anual realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Denominada Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición.

La comparación mostró que los auxiliares de vuelo tenían una tasa más alta de contraer todos los tipos de cáncer examinados, especialmente cáncer de mama, cáncer de piel melanoma y cáncer de piel no melanoma (carcinoma de células basales y carcinoma de células escamosas) entre las auxiliares de vuelo femeninas. Los otros tipos de cáncer incluyeron cánceres de endometrio, gastrointestinal, tiroides y cuello uterino. Específicamente:

  • El 3,4% de las azafatas informaron haber tenido cáncer de mama en comparación con el 2,3% de las mujeres del grupo de población general.
  • El 2,2% de las azafatas informaron haber tenido cáncer de piel tipo melanoma en comparación con el 0,98% de las mujeres del grupo de población general.
  • El 1,2% de los asistentes de vuelo masculinos informaron haber tenido cáncer de piel tipo melanoma en comparación con el 0,69% de los hombres en el grupo de población general.
  • El 7,4% de las azafatas informaron haber tenido cáncer de piel no melanoma en comparación con el 1,8% de las mujeres del grupo de población general.
  • El 3,2% de los asistentes de vuelo masculinos informaron haber tenido cáncer de piel no melanoma en comparación con el 2,9% de los hombres del grupo de población general.

Los investigadores también encontraron que, en algunos casos, las azafatas que permanecían en el trabajo por más tiempo tenían tasas más altas de cáncer de piel no melanoma. Y encontraron un vínculo entre las tasas más altas de cáncer de mama entre las azafatas que nunca habían tenido hijos, así como entre las que tenían 3 o más hijos. Ese hallazgo necesita más investigación, pero los autores especulan que puede tener algo que ver con las interrupciones del sueño debido a los horarios de trabajo.

Sucede que conozco a dos auxiliares de vuelo que contrajeron cáncer.

El primero es Greg Hannaford. Volaba con Qantas en Australia. Le dio cáncer de próstata y se lo cortó. Lo conocí en el Amazonas, donde buscaba soluciones para que nunca más las tuviera.

La segunda fue Lisa Lent. Ella voló para United Airlines. Antes de morir el 31 de agosto de 2020, inventó un producto asombroso llamado "Oxylent". Hizo esto para otros asistentes de vuelo. Lo uso cuando siento que se acerca un resfriado.

Radiación de Televisión

¿Se pregunta si su televisor emite radiación? La radiación de los campos eléctricos y magnéticos (EMF) de la televisión o la televisión es un problema de salud creciente debido al aumento en la cantidad de tiempo que las personas pasan frente a sus televisores todos los días. La respuesta corta es sí.

Cuando mira televisión, está expuesto a radiaciones dañinas de campos eléctricos y magnéticos del campo electromagnético de la televisión. La mayoría de los televisores producen un campo electromagnético de hasta tres metros y medio en todas las dimensiones. Esto es común en televisores LCD, LED y de plasma.

Los modelos más nuevos de pantallas de televisión, como las pantallas LCD, LED y de plasma, tienen una gama realmente amplia de campos electromagnéticos. Las radiaciones de TV se emiten desde todas las direcciones, no solo desde el frente. Los televisores de pantalla plana recientes producen una ligera radiación si está sentado a cierta distancia del televisor.

Estas pantallas de televisión emiten radiación del sistema eléctrico y de la propia pantalla. Se recomienda que no se siente cerca de la pantalla del televisor para evitar los campos electromagnéticos y las radiaciones de luz ultravioleta. Si está viendo la televisión a unos pocos metros de distancia, en su entrenador o en un escritorio, no debería tener que preocuparse por la radiación de la televisión.

Hay algunos tipos diferentes de radiaciones. Algunas radiaciones que emiten los televisores provienen de la placa base; otros provienen del convertidor.

La radiación producida por la placa base es ligeramente diferente a la radiación producida por el convertidor. Cada dispositivo con placa base emite radiación. La medición de la cantidad de radiación dependerá del tamaño de la placa base.

Por ejemplo, si está sentado a una pulgada de distancia, es probable que esté expuesto a radiaciones más altas; la radiación puede llegar hasta los 500 miligauss. Por el contrario, si está sentado a unos 3 pies de distancia, solo estará expuesto a radiación de hasta 1,5 miligauss. Un miligauss es una medida que se utiliza para medir la cantidad de EMF que se emite.

Las pantallas planas emiten principalmente radiaciones de campos eléctricos y magnéticos (EMF).

Las pantallas LED o de diodos emisores de luz producen una cantidad de radiación relativamente segura. No tiene que preocuparse por la exposición a la radiación de una pantalla LED si está sentado a un metro de distancia del televisor.

Las pantallas LCD no emitirán ninguna radiación que normalmente sería dañina en el sentido de radiación de energía nuclear; sin embargo, en casos raros, las pantallas LCD pueden emitir radiación en forma de calor y luz visible lo suficientemente adecuada como para causar lesiones corporales e internas a los humanos.

Mucha de esta radiación causada por una pantalla LCD disminuye con la distancia. No hay mucha diferencia entre una pantalla LCD y un LED. Ambos emiten radiación EMF. Las pantallas LCD también causarán daños si se sienta cerca de la pantalla. La mejor manera de lidiar con esta radiación es alejarse del lugar donde está el televisor.

Las pantallas de plasma emiten radiación UV y EMF desde la placa base. A corta distancia, puede estar expuesto a una gran cantidad de radiación. Pero al igual que las pantallas LCD y LED, aléjese y no estará expuesto a mucha radiación.

Solo los viejos televisores CRT producían radiación de rayos X peligrosa. Las pantallas de televisión modernas generalmente no emiten radiación de rayos X. Debido a que los televisores CRT antiguos emitían radiaciones de rayos X, no puede comprarlos hoy debido a los peligros que las radiaciones de rayos X pueden causarle. Los voltajes en un televisor LCD son muy bajos (3-5 v) y no pueden producir ninguna radiación peligrosa.

Sin embargo, los viejos televisores CRT emitían bastantes rayos X porque funcionaban a miles de voltios.

Los televisores inteligentes son televisores inalámbricos. Le permiten conectarse a Internet para ver programas en Hulu, Netflix y algunos otros sitios de películas populares.

Debido a que estos televisores inteligentes requieren Wi-Fi para funcionar, se produce radiación EMF de radiofrecuencia. Si puede, conecte su televisor a través de Ethernet en lugar de un sistema inalámbrico para reducir significativamente la cantidad de radiación emitida.

Algunos de los televisores inteligentes que tienen Wi-Fi habilitado todavía emiten, incluso si están apagados, por lo que algunas personas sugieren abrir su televisor y quitar el chip de Wi-Fi.

Si aún desea acceso a Internet con su televisor, puede cablear su televisor con Internet CAT5. También debería poder cablear toda su casa en lugar de usar Wi-Fi.

Los bebés son significativamente más susceptibles a contraer la radiación de los televisores.

Los expertos no han reconocido los efectos negativos exactos para la salud que resultan del contacto con cantidades muy pequeñas de radiación de bajo nivel durante un período prolongado.

Es aconsejable que la radiación X de los televisores, así como de otros dispositivos electrónicos de uso frecuente, se mantenga lo más baja posible.

Cabe destacar que actualmente no se ha encontrado que la mayoría de los televisores emitan ningún nivel cuantificable de radiación peligrosa, y no hay indicios de que la radiación de los televisores haya provocado algún tipo de daño humano.

Hay muchos medidores de radiación EMF que puede comprar para medir la radiación que emite su televisor. Tener un medidor en su hogar es importante para probar si alguno de los dispositivos en su hogar emite radiación.

¿Cómo reducir la radiación de la televisión para tener más cuidado al mirar televisión?

  • Disminuya la intensidad de la luz en la configuración de su televisor. Cuando reduce la luz que produce la pantalla, los niveles de radiación disminuyen y por lo tanto está más protegido contra la radiación. Todas las pantallas LCD, CDL y de plasma le permiten ajustar el brillo en la configuración.
  • Compre una película que bloquee los rayos UV en la parte superior de la pantalla de su televisor. Aunque los televisores modernos no emiten rayos X, siguen produciendo radiación ultravioleta a partir de la luz. Una película bloqueadora de rayos ultravioleta colocada sobre su pantalla reducirá significativamente su exposición a las radiaciones de luz ultravioleta y reducirá su riesgo de cáncer de piel.
  • Compre un protector solar que bloquee los rayos UV
  • Puede conseguir protector solar en cualquier farmacia. Puede reducir significativamente su exposición a la luz ultravioleta emitida por su pantalla si usa protector solar que bloquee los rayos UV antes de ver la televisión.
  • Aléjese y siéntese lejos del televisor
  • Si bien el control de exposición al brillo y la protección UV pueden ayudar a reducir la radiación de la pantalla de su televisor, la radiación no puede separarse por completo de la pantalla de un televisor. Lo principal que puede hacer para minimizar la exposición a la radiación es sentarse lejos del televisor.
  • Los seres humanos están rodeados de radiación dondequiera que vayan. No puede escapar directamente de la radiación. Sin embargo, puede reducirlo siguiendo algunos de los pasos anteriores.

Erionite

La erionita es un mineral fibroso natural que pertenece a un grupo de minerales llamados zeolitas. Forma masas fibrosas en los huecos de las formaciones rocosas. Algunas de las propiedades del mineral son similares a las del amianto; por ejemplo, las fibras representan un peligro solo si se alteran y se transportan por el aire.

En el pasado, la exposición ocupacional ocurría durante las operaciones de extracción y producción de erionita, pero la erionita ya no se extrae ni se comercializa con fines comerciales. La enfermedad relacionada con la erionita se ha informado con mayor frecuencia entre los trabajadores de la construcción y el mantenimiento de carreteras que pueden haber estado expuestos a la grava que contiene erionita utilizada en el pavimento de las carreteras.

Se sabe poco acerca de las exposiciones actuales que experimentan los trabajadores en los Estados Unidos. Sin embargo, la erionita se encuentra en algunos otros productos comerciales de zeolita. Por lo tanto, el uso de otras zeolitas puede resultar en exposición a erionita entre los trabajadores y miembros de la población en general que usan las zeolitas en varios procesos y productos. Los usos comerciales de otras zeolitas naturales incluyen arena para mascotas, acondicionadores del suelo, alimento para animales, tratamiento de aguas residuales y absorbentes de gas.

La exposición a la erionita se asocia con un mayor riesgo de cáncer de pulmón y mesotelioma.

No existen normas reglamentarias o de consenso ni límites de exposición ocupacional para las fibras de erionita transportadas por el aire. La guía de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Para trabajar con asbesto podría servir como modelo para limitar la generación e inhalación de polvo que se sabe o se cree que está contaminado con erionita.

Óxido de Etileno

A temperatura ambiente, el óxido de etileno es un gas incoloro inflamable con un olor dulce. Se utiliza principalmente para producir otros productos químicos, incluido el anticongelante. En cantidades más pequeñas, el óxido de etileno se usa como pesticida y agente esterilizante. La capacidad del óxido de etileno para dañar el ADN lo convierte en un agente esterilizante eficaz, pero también explica su actividad cancerígena.

Las rutas principales de exposición humana al óxido de etileno son la inhalación y la ingestión, que pueden ocurrir por exposición ocupacional, del consumidor o ambiental. Debido a que el óxido de etileno es altamente explosivo y reactivo, el equipo utilizado para su procesamiento generalmente consiste en sistemas herméticamente cerrados y altamente automatizados, lo que disminuye el riesgo de exposición ocupacional.

A pesar de estas precauciones, los trabajadores y las personas que viven cerca de instalaciones industriales que producen o usan óxido de etileno pueden estar expuestos al óxido de etileno a través de emisiones industriales incontroladas. La población en general también puede estar expuesta a través del humo del tabaco y el uso de productos esterilizados con óxido de etileno, como productos médicos, cosméticos y equipos de apicultura.

El linfoma y la leucemia son los cánceres que se relacionan con mayor frecuencia con la exposición ocupacional al óxido de etileno. Los cánceres de estómago y de mama también pueden estar asociados con la exposición al óxido de etileno.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Tiene información sobre cómo limitar la exposición ocupacional al óxido de etileno.

Formaldehído

El formaldehído es una sustancia química inflamable, incolora y de olor fuerte que se produce industrialmente y se utiliza en materiales de construcción como tableros de partículas, contrachapados y otros productos de madera prensada. Además, se usa comúnmente como fungicida, germicida y desinfectante, y como conservante en depósitos de cadáveres y laboratorios médicos. El formaldehído también se encuentra naturalmente en el medio ambiente. Se produce durante la descomposición del material vegetal en el suelo y durante los procesos químicos normales en la mayoría de los organismos vivos. También es un producto de combustión que se encuentra en el humo del tabaco.

Las personas están expuestas principalmente al inhalar gas o vapor de formaldehído del aire o al absorber líquidos que contienen formaldehído a través de la piel. Los trabajadores que producen formaldehído o productos que contienen formaldehído, así como los técnicos de laboratorio, ciertos profesionales de la salud y los empleados del depósito de cadáveres, pueden estar expuestos a niveles más altos de formaldehído que las personas de la población general.

El público en general puede estar expuesto al formaldehído al respirar aire contaminado de fuentes como productos de madera prensada, humo de tabaco y emisiones de escape de automóviles. Otra fuente potencial de exposición al formaldehído es el uso de aparatos que queman combustible sin ventilación, como estufas de gas, estufas de leña y calentadores de queroseno.

Los estudios de trabajadores expuestos a altos niveles de formaldehído, como trabajadores industriales y embalsamadores, han encontrado que el formaldehído causa leucemia mieloide y cánceres raros, incluyendo cánceres de senos paranasales, cavidad nasal y nasofaringe.

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Recomienda el uso de productos de madera prensada de "grado exterior" para limitar la exposición al formaldehído en el hogar. Los niveles de formaldehído en hogares y entornos de trabajo también se pueden reducir asegurando una ventilación adecuada, temperaturas moderadas y niveles de humedad reducidos mediante el uso de acondicionadores de aire y deshumidificadores.

Compuestos de cromo hexavalente

El cromo es un elemento metálico inodoro e insípido que se encuentra en la corteza terrestre. También se encuentra en el aire, el agua, el suelo y los alimentos.

Los compuestos de cromo hexavalente son un grupo de productos químicos que tienen propiedades útiles, como resistencia a la corrosión, durabilidad y dureza. Estos compuestos se han utilizado ampliamente como inhibidores de la corrosión y en la fabricación de pigmentos, acabado de metales y cromado, producción de acero inoxidable, curtido de cuero y conservantes de madera. También se han utilizado en procesos de teñido de textiles, tintas de impresión, lodos de perforación, fuegos artificiales, tratamiento de agua y síntesis química.

La exposición ocupacional al cromo hexavalente puede ocurrir por inhalación de polvos, nieblas o humos que contienen cromo hexavalente, o por contacto con los ojos o la piel. Las industrias con la mayor cantidad de trabajadores expuestos a altas concentraciones de compuestos de cromo hexavalente en el aire incluyen galvanoplastia, soldadura y pintura con cromato.

La exposición ocupacional a estos compuestos se asocia con un mayor riesgo de cáncer de pulmón y cáncer de los senos paranasales y la cavidad nasal.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Tiene límites de exposición e información sobre los métodos analíticos utilizados para evaluar la exposición al cromo hexavalente.

Emisiones en Interiores de la Combustión Doméstica de Carbón

La quema de carbón dentro de la casa para calentar o cocinar produce emisiones de partículas y gases que pueden contener una serie de sustancias químicas nocivas, como benceno, monóxido de carbono, formaldehído e hidrocarburos aromáticos policíclicos.

Las personas en algunas partes del mundo, particularmente en ciertas regiones de China, han estado expuestas a las emisiones interiores de la combustión de carbón mediante el uso de estufas sin ventilación y fogatas.

El cáncer de pulmón está asociado con la exposición a las emisiones de combustión de carbón en interiores.

La instalación de estufas interiores con chimeneas puede reducir el nivel de contaminación del aire interior.

Aceites minerales: sin tratar y poco tratados

El nombre aceite mineral se ha utilizado para describir muchos líquidos incoloros e inodoros. Muy a menudo, el término se refiere a un subproducto líquido de la destilación del petróleo para producir gasolina y otros productos derivados del petróleo a partir del petróleo crudo. Estos aceites, incluidos los aceites base lubricantes y los productos derivados de ellos, se utilizan en la fabricación, la minería, la construcción y otras industrias.

Una descripción completa de los aceites minerales debe incluir cómo se refinan los aceites. Los aceites utilizados en productos cosméticos suelen ser muy refinados, mientras que los que se utilizan en aceites y fluidos de automoción tienden a no estar refinados o solo a ser tratados levemente. Los productos altamente refinados no se tratan en esta sección.

La exposición ocupacional a los aceites minerales puede ocurrir entre los trabajadores de diversas industrias, incluida la fabricación de automóviles, aviones, productos de acero, tornillos, tuberías y transformadores. Los trabajadores de la producción de latón y aluminio, la reparación de motores, la minería del cobre y la impresión comercial y de periódicos también pueden estar expuestos a los aceites minerales. La población en general puede estar expuesta a aceites minerales que se producen de forma natural o que están presentes como contaminantes ambientales.

La exposición a aceites minerales está fuertemente asociada con un mayor riesgo de cáncer de piel no melanoma, particularmente del escroto.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Proporciona información sobre los límites de exposición a los aceites minerales.

Compuestos de Níquel

El níquel es un elemento metálico de color blanco plateado que se encuentra en la corteza terrestre. Puede combinarse con otros elementos para formar compuestos de níquel. Debido a sus propiedades únicas, el níquel tiene muchos usos industriales. La mayor parte del níquel se utiliza en aleaciones metálicas porque imparte propiedades útiles, como resistencia a la corrosión, resistencia al calor, dureza y resistencia.

La exposición ocupacional es común en los lugares de trabajo donde se producen o utilizan níquel y compuestos de níquel, incluida la minería, la fundición, la soldadura, la fundición y la molienda. La exposición ocupacional al níquel ocurre principalmente por inhalación de partículas de polvo y humos o por contacto con la piel.

La población en general está expuesta a niveles bajos de níquel en el aire, el agua, los alimentos y el humo del tabaco. El níquel y sus compuestos llegan a la atmósfera a través de procesos naturales, como la propagación de polvo y erupciones volcánicas por el viento, así como a través de actividades industriales. El público en general también puede estar expuesto a través de materiales niquelados, como monedas, joyas y utensilios de cocina y para comer de acero inoxidable.

La exposición a varios compuestos de níquel aumenta los riesgos de cáncer de pulmón y cáncer nasal.

La exposición de la población en general a los compuestos de níquel es casi siempre demasiado baja para ser motivo de preocupación. Para proteger a los trabajadores, la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Ha emitido límites de exposición para compuestos de níquel.

Radón

El radón es un gas radiactivo que se libera de la desintegración normal de los elementos uranio, torio y radio en las rocas y el suelo. El gas invisible e inodoro se filtra a través del suelo y se difunde en el aire. En algunas áreas, dependiendo de la geología local, el radón se disuelve en el agua subterránea y puede liberarse al aire cuando se usa el agua. El gas radón generalmente existe en niveles muy bajos al aire libre, pero el gas puede acumularse en áreas sin ventilación adecuada, como las minas subterráneas.

El radón está presente en casi todo el aire, por lo que todos inhalamos radón todos los días, generalmente en niveles muy bajos. El radón puede ingresar a las casas a través de grietas en pisos, paredes o cimientos y acumularse en el interior. También se puede liberar de materiales de construcción o de agua obtenida de pozos que contienen radón. Los niveles de radón pueden ser más altos en hogares que están bien aislados, herméticamente sellados y / o construidos sobre suelos ricos en los elementos uranio, torio y radio. Los sótanos y los primeros pisos suelen tener los niveles más altos de radón debido a su proximidad al suelo.

Los trabajadores empleados en la extracción de uranio, roca dura y fosfato están potencialmente expuestos al radón en altas concentraciones. En general, se cree que los mineros de uranio tienen las exposiciones más altas.

El radón se identificó como un problema de salud cuando los científicos observaron que los mineros subterráneos de uranio que estaban expuestos a él murieron de cáncer de pulmón en altas tasas. Los estudios experimentales en animales confirmaron los resultados de los estudios de los mineros al mostrar tasas más altas de tumores pulmonares entre los roedores expuestos a altos niveles de radón. Se ha sugerido un aumento del riesgo de leucemia asociado con la exposición al radón en adultos y niños; la evidencia, sin embargo, no es concluyente.

Controle los niveles de radón en su hogar con regularidad. La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Tiene más información sobre la exposición al radón residencial y lo que las personas pueden hacer al respecto en su Guía del consumidor para la reducción del radón: Cómo arreglar su hogar.

Hollin

El hollín es un subproducto de la quema incompleta de materiales orgánicos (que contienen carbono), como madera, fueloil, plásticos y desechos domésticos. El polvo fino de color negro o marrón que forma el hollín puede contener varios carcinógenos, incluidos arsénico, cadmio y cromo.

Las personas pueden estar expuestas al hollín por inhalación, ingestión o absorción a través de la piel. Es probable que los deshollinadores tengan la mayor exposición ocupacional al hollín. El personal de servicio de la unidad de calefacción, los albañiles, el personal de demolición de edificios, los horticultores y cualquier persona que trabaje donde se queman materiales orgánicos también pueden estar expuestos a través de su trabajo. El público en general puede estar expuesto a través de chimeneas, hornos, gases de escape de motores y emisiones de partículas de cualquier fuente de combustión.

La exposición al hollín se asoció por primera vez con el cáncer de piel del escroto entre los deshollinadores británicos en 1775. Desde entonces, muchos estudios han encontrado que los deshollinadores tienen un mayor riesgo de cáncer de escroto y otros cánceres de piel. Los estudios de deshollinadores en varios países europeos también han encontrado asociaciones con otros cánceres, incluidos los cánceres de pulmón, esófago y vejiga.

En los Estados Unidos, las organizaciones profesionales de deshollinadores mantienen a los miembros actualizados sobre los cambios tecnológicos y los problemas de seguridad.

A temperatura ambiente, el ácido sulfúrico es un líquido transparente, incoloro, aceitoso y corrosivo. Se pueden generar neblinas de ácido inorgánico fuertes que contienen ácido sulfúrico durante varios procesos de fabricación.

¿Cómo se exponen las personas a neblinas de ácidos inorgánicos fuertes que contienen ácido sulfúrico?

Las principales vías de exposición ocupacional son la inhalación, la ingestión o la absorción a través de la piel. Los trabajadores con exposición potencial incluyen aquellos involucrados en la fabricación de fertilizantes fosfatados, isopropanol, ácido sulfúrico, ácido nítrico y baterías de plomo. La exposición también puede ocurrir durante la fundición de cobre, el decapado (eliminación de incrustaciones y óxidos de las superficies metálicas) y otros tratamientos ácidos de metales.

¿Qué cánceres están asociados con la exposición a neblinas de ácidos inorgánicos fuertes que contienen ácido sulfúrico?

La exposición ocupacional a neblinas de ácidos inorgánicos fuertes que contienen ácido sulfúrico se asocia con un mayor riesgo de cáncer de laringe y pulmón.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Tiene información sobre los límites de exposición al ácido sulfúrico.

Torio

El torio es un metal radiactivo natural que se encuentra en el suelo, las rocas y el agua. Está formado por la desintegración radiactiva del uranio. Los minerales como la monacita, la torita y la torianita son ricos en torio y pueden extraerse para obtener el metal.

El torio tiene propiedades colorantes que lo han hecho útil en esmaltes cerámicos. El torio también se ha utilizado ampliamente en mantos de linternas por el brillo que imparte (aunque las alternativas lo están reemplazando) y en varillas de soldadura, que se queman mejor con pequeñas cantidades de torio agregado. Hasta la década de 1950, el dióxido de torio se usaba como agente de contraste (llamado Thorotrast) en radiología médica.

Las principales formas en que las personas se exponen al torio son la inhalación, la inyección intravenosa, la ingestión y la absorción a través de la piel. Más de 2,5 millones de personas en todo el mundo estuvieron expuestas al torio en Thorotrast entre 1930 y 1950. Una vez inyectado, Thorotrast permanece en el cuerpo, lo que resulta en una exposición de por vida al torio.

Aunque el torio está muy extendido en el medio ambiente, la mayoría de las personas no están expuestas a niveles peligrosos del metal. Sin embargo, las personas que viven cerca de áreas de extracción de torio o instalaciones que fabrican productos con torio pueden tener una mayor exposición, especialmente si su agua proviene de un pozo privado. Los laboratorios analíticos pueden analizar el contenido de torio del agua.

Los estudios de pacientes que recibieron inyecciones intravasculares de Thorotrast encontraron un mayor riesgo de tumores hepáticos entre estos individuos. Y existe evidencia de investigación de que la inhalación de polvo de torio aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y páncreas. Las personas expuestas al torio también tienen un mayor riesgo de cáncer de hueso porque el torio puede almacenarse en los huesos.

Ocasionalmente, se puede encontrar que los artículos del hogar contienen torio, como algunas cerámicas más antiguas en las que se usó uranio en el esmalte, o mantos de linternas de gas. Aunque estas exposiciones generalmente no presentan riesgos graves para la salud, dichos artículos domésticos deben dejar de usarse para evitar exposiciones innecesarias. Se requiere un contador de radiación para confirmar si las cerámicas contienen torio.

Tricloroetileno

El tricloroetileno (TCE) es un químico orgánico líquido volátil e incoloro. El TCE no se produce de forma natural y se crea mediante síntesis química. Se utiliza principalmente para fabricar refrigerantes y otros hidrofluorocarbonos y como disolvente desengrasante para equipos metálicos. El TCE también se usa en algunos productos domésticos, como toallitas limpiadoras, productos de limpieza en aerosol, limpiadores de herramientas, quitapinturas, adhesivos en aerosol y limpiadores de alfombras y quitamanchas. Las tintorerías comerciales también usan tricloroetileno como quitamanchas.

El TCE se puede encontrar en el aire, el agua y el suelo en los lugares donde se produce o utiliza. Se degrada lentamente y permanece en el medio ambiente durante mucho tiempo. Pasa fácilmente a través del suelo y puede acumularse en el agua subterránea.

Las personas de la población general pueden exponerse al tricloroetileno al inhalarlo en el aire interior y exterior, beber agua contaminada o comer alimentos que se hayan lavado o procesado con agua contaminada. Debido a que esta sustancia química fue utilizada ampliamente por el ejército de EE. UU. Para desengrasar equipos, se puede encontrar suelo y agua subterránea contaminados cerca de muchas bases militares actuales y anteriores.

Las personas que trabajan con TCE pueden inhalar la sustancia química del aire y absorberla a través de la piel.

Históricamente, el TCE se utilizó como anestésico quirúrgico y analgésico inhalado. La Administración de Alimentos y Medicamentos prohibió ese uso en los Estados Unidos en 1977.

La exposición prolongada o repetida al tricloroetileno provoca cáncer de riñón. Alguna evidencia sugiere que puede estar asociado con un mayor riesgo de linfoma no Hodgkin y, posiblemente, cáncer de hígado.

Las personas que trabajan con o cerca de TCE deben usar equipo de protección y minimizar la exposición al químico.

En general, las personas deben evitar beber agua que se sabe que está contaminada con TCE, y se debe evitar que los niños jueguen en áreas donde se haya encontrado la sustancia química en el suelo. Siga siempre las instrucciones de las etiquetas de los productos para minimizar la exposición a productos químicos peligrosos como el TCE.

Cloruro de Vinilo

El cloruro de vinilo es un gas incoloro que se quema fácilmente. No se produce de forma natural y debe producirse industrialmente para sus usos comerciales. El cloruro de vinilo se usa principalmente para fabricar cloruro de polivinilo (PVC); El PVC se utiliza para fabricar una variedad de productos plásticos, incluidos tubos, revestimientos de cables y alambres, y materiales de embalaje. El cloruro de vinilo también se produce como producto de combustión en el humo del tabaco.

Los trabajadores de las instalaciones donde se produce o se utiliza cloruro de vinilo pueden estar expuestos principalmente por inhalación. La población en general puede estar expuesta al inhalar aire contaminado o humo de tabaco. En el medio ambiente, los niveles más altos de cloruro de vinilo se encuentran en el aire alrededor de las fábricas que producen productos de vinilo. Si un suministro de agua está contaminado, el cloruro de vinilo puede ingresar al aire de la casa cuando el agua se usa para ducharse, cocinar o lavar la ropa.

La exposición al cloruro de vinilo se asocia con un mayor riesgo de una forma rara de cáncer de hígado (angiosarcoma hepático), así como cánceres de cerebro y pulmón, linfoma y leucemia.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Proporciona información sobre los límites de exposición al cloruro de vinilo.

El Polvo

El polvo de madera se crea cuando se utilizan máquinas o herramientas para cortar o dar forma a la madera. Se producen grandes cantidades de polvo de madera en los aserraderos y en las industrias de fabricación de muebles, ebanistería y carpintería.

Las personas que utilizan maquinaria o herramientas para cortar o dar forma a la madera están expuestas al polvo de madera. Cuando se inhala el polvo, se deposita en la nariz, la garganta y otras vías respiratorias. Las ocupaciones con alta exposición al polvo de madera incluyen operadores de lijadoras en la industria de equipos de transporte, operadores de prensas en la industria de productos de madera, operadores de tornos en la industria del mueble y operadores de lijadoras en la industria de gabinetes de madera.

Se han observado asociaciones fuertes y consistentes con cánceres de los senos paranasales y la cavidad nasal tanto en estudios de personas cuyas ocupaciones estaban asociadas con la exposición al polvo de madera como en estudios que estimaron directamente la exposición al polvo de madera.

Las exposiciones se pueden reducir mediante modificaciones de diseño e ingeniería, como la instalación de un sistema de ventilación por extracción con colectores colocados en los puntos donde se produce el polvo. El equipo de protección personal, como los respiradores, es otra solución a corto plazo para reducir la exposición. La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. Proporciona información sobre los límites de exposición al polvo de madera.

#2 Emocional

Las Raíces Psicoemocionales del Cáncer

Después de años de tomar las historias de mis pacientes con cáncer, he notado una marcada conexión entre sus problemas emocionales centrales, sus chakras más desequilibrados y la ubicación de los tumores. El cáncer generalmente se manifiesta en el área del cuerpo cerca del chakra más desequilibrado que se ve más afectado por su problema central.

Uno de mis primeros maestros espirituales me habló de lo que ella llamó "la ley de lo espiritual que precede a lo físico". Este principio establece que la enfermedad comienza en los cuerpos energéticos que rodean nuestro cuerpo físico, a nivel de conciencia. Si la persona practica una buena limpieza espiritual y emocional, estos desequilibrios pueden liberarse o resolverse de otra manera en ese nivel. Él o ella pueden permanecer saludables. La negatividad intensa generada repetidamente en los cuerpos de energía puede eventualmente precipitarse en el cuerpo físico causando diversas formas de dolor y síntomas de enfermedad. Creo que esta es una imagen precisa de la génesis de la mayoría de los cánceres.

La idea de que el trauma emocional era la causa principal del cáncer fue recibida con considerable escepticismo por parte del establecimiento médico en el pasado. Pero eso ha ido cambiando a medida que se han publicado estudios de investigación en revistas médicas que validan la conexión entre el cuerpo y la mente del cáncer. En las últimas décadas ha surgido una nueva especialidad médica llamada Psiconeuroinmunología con sus propias escuelas, organizaciones y revistas. Llamado PNI para abreviar, este campo se ocupa del "estudio de las interacciones entre los factores psicológicos, el sistema nervioso central y la función inmune modulada por el sistema neuroendocrino". Muchos estudios de PNI validan cómo los desequilibrios emocionales conducen a la formación de tumores cancerosos.

Uno de estos artículos en el European Journal of Cancer relacionó el estrés emocional con la regulación negativa del sistema inmunológico. Exploró cómo la depresión podría suprimir la formación de células T asesinas en el cuerpo, retrasar la reparación del ADN dañado y desencadenar la aptosis (muerte celular). Llegaron a la conclusión de que "los factores psicológicos o conductuales pueden influir en la incidencia o progresión del cáncer a través de influencias psicosociales en la función inmunológica y otras vías fisiológicas".

El controvertido médico alemán Ryke Geerd Hamer descubrió lo que él llama la causa del "conflicto de choque" del cáncer y otras enfermedades importantes. Propuso que el cáncer tiene su origen en causas emocionales y psíquicas que permanecen sin resolver durante largos períodos de tiempo, y que las prácticas de sanación emocional y meditación proporcionan los mejores tratamientos contra el cáncer. Según las observaciones del Dr. Hamer, el cuerpo puede curarse de la mayoría de los cánceres si:

  1. La paciente recibe terapia y apoyo para desprogramar y liberar los efectos dañinos del choque-conflicto en su cuerpo.
  2. El uso excesivo del tratamiento médico no interfiere con el cuerpo del paciente. Esta opinión bastante audaz se basa en la creencia de que muchos tratamientos administrados por oncólogos interfieren con el proceso de autocuración del cuerpo y agravan las causas emocionales del cáncer al promover el miedo y el desempoderamiento.

El Dr. Hamer ha sido perseguido por sus prácticas, como se puede entender por esa última declaración. Durante un juicio por el que pasó en Wiener Neustadt, Austria, el fiscal de su caso tuvo que admitir como prueba que 6.000 de los 6.500 pacientes con cáncer en su mayoría avanzado que había tratado el Dr. Hamer seguían vivos 4 a 5 años después de haber sido tratados por él. . Esta, una tasa de éxito del 90 por ciento, es inaudita en el tratamiento convencional de cánceres avanzados.

Según Hamer, los seres humanos son muy susceptibles a la creación de lesiones en el cerebro y los órganos debido a golpes y traumas. Este tipo de lesiones crean algo así como un cortocircuito en el cerebro que, si no se resuelve, puede dar lugar a tumores cancerosos. El Dr. Hamer ha podido mostrar la ubicación precisa y la forma de estas lesiones a través de tomografías computarizadas del cerebro de su paciente. En los escaneos, se ven como el patrón de ondulación concéntrico producido al dejar caer un guijarro en un estanque quieto.

Las tomografías computarizadas también mostraron que las lesiones de círculos concéntricos a menudo también se forman en un órgano relacionado al mismo tiempo que aparecen en el cerebro. Este es generalmente el órgano que desarrolla el cáncer. Esto valida una base física para la conexión cuerpo-mente.

Las reglas de hierro del cáncer de Hamer establecen:

  1. Todo cáncer y enfermedad relacionada comienza como una experiencia de choque-conflicto grave, aguda, dramática y aislante. Se manifiesta simultáneamente en tres niveles: psique, cerebro y órgano.
  2. El tema del conflicto psíquico determina la ubicación del foco en el cerebro y la ubicación del cáncer en el órgano.
  3. El curso del conflicto psíquico se correlaciona con el desarrollo del foco en el cerebro y el curso del cáncer en el órgano.

Vale la pena considerar las observaciones de Hamer debido al gran número de pacientes con cáncer avanzado que ha tratado y seguido.

Otra parte importante del trabajo de Hamer se refiere a la fase de curación del cáncer. Ha observado en miles de pacientes que muchos de los síntomas inflamatorios más incómodos y la formación de muchos de los tumores que aparecen en las exploraciones son en realidad parte del proceso de curación. Al manejar estos síntomas y ayudar a los pacientes a transformar sus lesiones de base emocional, Hamer y sus protegidos han logrado altas tasas de éxito.

El siguiente cuadro ilustra las conexiones entre los órganos y los problemas emocionales. Combina las correlaciones de Hamer y algunas de las mías. Como descargo de responsabilidad, debe recordar que no todos los pacientes seguirán lo que se incluye en este cuadro. Si bien es una guía muy útil, la evaluación individual es necesaria.

THIS IS SUPPOSED TO BE A TABLE

Tipo de Cáncer Problemas Emocionales

Problemas Emocionales

Primarios Según Hamer Según Starwynn / TCM

Tiroides Desempoderamiento Falta de Autoexpresión

Pulmón Miedo a Morir o Asfixiarse Dolor Implacable,

Problemas Para Recibir y Dejar Ir

Linfático Pérdida de Autoestima Miedo Profundo y Omnipresente

y Pensamiento Negativo

Pecho Conflictos de Separación Problemas Con Criar-no Dar

o Recibir Suficiente Traición

Estómago Relleno de Ira, "Tragado" Problemas Con Criar-no Dar

Demasiada Negatividad

o Recibir Suficiente Traición

Pancreático Ansiedad, Ira, Conflictos Falta de Dulzura Emocional 

Familiares, Problemas en la Vida, Traumas en las 

de Herencia. Relaciones

Hígado Miedo a Morir de Hambre Ira Reprimida, 

Extendida Frustración

Colon Conflicto Feo Indigerible Rigidez, Incapacidad Para Adaptarse y Soltarse, Contener la Ira Dentro o Rabia-o-Holic

Uterino Conflicto Sexual Abuso Sexual y Problemas 

de Límites: Traición

Cuello Uterino Frustración Severa Abuso Sexual y Problemas 

de Límites: Traición

Hueso Falta de Autoestima Demasiado o muy poco

Complejo de Inferioridad Fuerza de Voluntad, 

Conflictos Antiguos

Melanoma / Piel Sentirse Violado Fuera de Contacto Con lo

Natural Ritmos de la Vida

Después de que los pacientes de Hamer se sometieron a psicoterapia y resolvieron los conflictos internos específicos que llevaron al cáncer, pudo notar cambios en las tomografías computarizadas de sus órganos y cerebro. Las lesiones características desaparecerían y serían reemplazadas por edema en esa área. Él ve esto como un signo positivo de curación. Eventualmente, los propios mecanismos de curación del cuerpo eliminarían el cáncer asimilándolo, expulsándolo o encapsulándolo. Mientras eso sucedía, el tejido normal volvería a crecer.

Cáncer y los chakras

¿Acepta ahora que los problemas emocionales generalizados están en la raíz del cáncer y que la psicoterapia puede ser fundamental para resolverlo? En mi artículo anterior en la edición de abril de Acupuncture Today, expliqué la conexión entre los centros PNE (chakras), nuestra naturaleza emocional y el cáncer. En ese artículo, también describí algunas terapias específicas que pueden apoyar un proceso de curación para pacientes con cáncer utilizando métodos médicos energéticos aplicados a través de los chakras afectados.

El siguiente cuadro sugiere asociaciones de los centros de PNE con las diversas formas de cáncer. El propósito de esta tabla es brindarle ejemplos de estas asociaciones y estimular una mayor investigación de su parte. NO es una guía definitiva para las relaciones entre el cáncer y el chakra. Si está interesado en utilizar esta información con pacientes con cáncer, le sugiero que observe sus principales problemas emocionales con una mente imparcial y abierta. ¿Qué observas? Luego compare eso con lo que está en este y el gráfico anterior y observe cualquier correlación. En muchos casos, probablemente notará que sus observaciones se alinean con lo que se enumera aquí, en otros casos podría ser bastante diferente.

En la columna "Problema emocional principal" he puesto algunas palabras clave del cuadro anterior para mayor comodidad, extraídas de las dos columnas de la derecha.

THIS IS SUPPOSED TO BE A TABLE

Tipo de cáncer Emoción Primaria Centros de ENP Primariamente

Afectados

Desempoderamiento Falta de Expresion Garganta (5)

de la Tiroidrs 

Pulmón Miedo a Morir o Asfixia Garganta y Dolor Implacable Corazón  

(4 o 5)

Linfática Miedo Generalizado Sacro y Solar

Pérdida de la Autoestima (2 o 3)

Pecho Conflictos de separación de mamas, Corazón (4)

problemas de crianza 

Estómago Relleno de ira Solar (3)

"Tragó" demasiada negatividad

“swallowed” too much negativity

Pancreático Ansiedad, Conflictos Familiares Solar y Cardíaco

Falta de Dulzura (3 y 4)

Hígado Miedo a Morir de Hambre, Solar (3)

Ira / Frustración de Larga Data

Colon Conflicto, Raíz Inadaptable Sacro o Solar (1, 2 o 3)

Uterine Conflicto y Abuso Sexual Sacro (2)

Cuello Uterino Frustración Severa Sacro (2)

Hueso Falta de autoestima, Raíz o Sacro

Complejo de Inferioridad, (1 o 2)

Problemas con el "Testamento"

Melanoma/Piel Sentirse Violado, Fuera de Contacto Alguna

Si bien la mayoría de los pacientes son conscientes de sus emociones superficiales, no suelen estar en contacto con los niveles causales más profundos que han ayudado a crear el camino de la vida que culmina en sus problemas y enfermedades actuales. Los profesionales que pueden evaluar y tratar los desequilibrios emocionales en la raíz del cáncer pueden ser de gran ayuda tanto para el tratamiento correctivo como para sensibilizar al paciente.

La terapia multimodal que utiliza modalidades médicas energéticas como la microcorriente, la terapia de luz de color y las terapias de sonido son extremadamente valiosas para establecer un verdadero diálogo curativo, tanto entre el médico y el paciente como entre el paciente y su propio yo interior. La combinación de acupuntura en puntos seleccionados con terapia de luz de color en los chakras tiene efectos poderosos para traer energías ocultas y bloqueadas a la superficie y facilitar la transformación y liberación positivas.

#3 Hereditary

Riesgo de cáncer: conozca su plan genético

¿Qué es exactamente el cáncer hereditario? Al hablar sobre las pruebas de detección genética y los "genes del cáncer de mama", muchas personas han comenzado a preguntarse si el cáncer está "escrito en las estrellas". Por lo tanto, es importante comprender lo que realmente significa una predisposición genética, así como lo que puede hacer para reducir su riesgo si tiene antecedentes familiares de cáncer.

El cáncer hereditario se refiere a cánceres que tienen más probabilidades de ocurrir en algunas personas que en otras según su patrón genético.

El cáncer hereditario es un cáncer que se ha desarrollado como resultado de una mutación genética u otra anomalía genética transmitida de padres a hijos. Heredar una mutación genética no significa necesariamente que desarrollará cáncer, pero ciertamente aumenta el riesgo (en comparación con alguien que no ha heredado un gen mutado). Los cánceres que se presentan en personas con estas anomalías genéticas se denominan "cánceres hereditarios".

El cáncer no se hereda, en cambio, hereda un gen (o una combinación de genes u otra anomalía genética, como translocaciones y reordenamientos) que puede predisponerlo al cáncer, y esa predisposición puede ser muy pequeña o muy grande, según el gen en particular y otros factores de riesgo o combinación de genes.

Tener una mutación genética heredada que puede provocar cáncer significa que tiene una "predisposición genética" al cáncer, es decir, tiene un riesgo más alto de desarrollar cáncer que la población general.

Hay dos tipos de mutaciones genéticas que pueden provocar cáncer:

  • Mutaciones hereditarias
  • Mutaciones adquiridas

Las mutaciones genéticas son la base del desarrollo del cáncer, pero no todos los cánceres son hereditarios, ya que la mayoría de los cánceres son el resultado de mutaciones genéticas adquiridas (mutaciones que ocurren después del nacimiento).

A lo largo de nuestra vida, nuestros genes acumulan mutaciones como resultado de la exposición a carcinógenos (sustancias que causan cáncer), pero también debido a los procesos metabólicos normales de las células:

  • Cada vez que una célula se divide, debe realizar una copia exacta de todo el ADN de la célula.
  • Este ADN puede dañarse (mutar) simplemente como un accidente durante el proceso de división.
  • Las mutaciones causadas durante el proceso de división son la razón por la que el cáncer se vuelve más común a medida que envejecemos. También es la razón por la que la inflamación crónica, como la que ocurre en la boca y los pulmones con el tabaquismo, puede resultar en cáncer.
  • La mayoría de las veces que ocurre este daño al ADN, se repara o la célula pasa por un proceso de muerte celular programada (apoptosis).

La razón por la que no todos contraemos cáncer todo el tiempo es que tenemos métodos para reparar el daño inevitable que ocurre en nuestro ADN. Algunos de nuestros genes se denominan genes supresores de tumores. Los genes supresores de tumores codifican proteínas que reparan el ADN dañado en nuestras células. Cuando los genes supresores de tumores mutan, codifican proteínas que no funcionan tan bien para realizar este trabajo de reparación, y las células dañadas pueden vivir y multiplicarse y eventualmente convertirse en un tumor (cáncer).

Cada padre pasa una copia de sus genes a su hijo para que el niño nazca con dos copias de cada gen en su cuerpo (una de la madre y otra del padre). La mayoría de las personas nacen con dos copias normales de cada gen, pero para alguien con una mutación hereditaria en una copia de un gen supresor de tumores (que normalmente protege contra el cáncer) significa que aumenta el riesgo de cáncer.

Dos genes supresores de tumores comunes son los genes BRCA1 y BRCA2. Se han identificado cientos de diferentes tipos de mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2, algunas de las cuales se han determinado que son dañinas y aumentan el riesgo de cáncer si los genes mutados se transmiten a la descendencia.

Historia familiar de cáncer: ¿corre usted riesgo?

Es importante señalar que hay algunos cánceres que tienen muchas más probabilidades que otros de tener un componente genético. También hay cánceres que se agrupan en grupos. Por ejemplo, si alguien tiene antecedentes familiares de cáncer de mama de aparición temprana y otros parientes con cáncer de páncreas, es posible que sospeche una mutación del gen BRCA2. Las personas con cáncer de colon tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cáncer de mama. Al determinar el riesgo, los asesores genéticos observan varios factores:

  • El número de familiares que han tenido cáncer (tanto cánceres específicos como cualquier tipo de cáncer)
  • Los tipos de cáncer (como se señaló anteriormente, algunos cánceres tienen más probabilidades de ser hereditarios que otros)
  • La combinación de tipos de cáncer: a menudo no se sabe que se puede considerar que una combinación de cánceres tiene un vínculo genético mayor incluso que dos miembros de la familia que tienen cáncer en un sitio. Por ejemplo, una mutación del gen BRCA2 puede haber sido una predisposición para el cáncer de mama en un pariente, el cáncer de ovario en otro, el cáncer de próstata en un tercero y el cáncer de páncreas en un cuarto. Una combinación como esta puede ser más preocupante que encontrar cáncer de mama en seis u ocho familiares. Lo que esto significa es que todos deben tener un historial familiar de cáncer muy cuidadoso en sus familias para discutirlo con sus médicos.
  • Cáncer y género: un ejemplo de género que tiene un efecto sobre el riesgo de cáncer familiar es el cáncer de mama, donde el cáncer de mama en los hombres es más probable que tenga un componente genético que el cáncer de mama en las mujeres.
  • El número de familiares con una enfermedad también es importante. Ciertamente, su riesgo de desarrollar cáncer de colon es mayor si su madre, su tío y su hermano tuvieron la enfermedad en lugar de tener solo uno de estos parientes con la enfermedad.

La recopilación de su historial familiar completo puede ayudarlo a evaluar si está genéticamente predispuesto al cáncer. Algunas personas pueden optar por realizar pruebas genéticas para saber si son portadoras de un gen mutado. Como mínimo, y ahora que tenemos varias pruebas genéticas disponibles, todos deben escribir un historial completo de cáncer en su familia extendida para revisar con su médico de atención primaria en el momento de un examen físico.

Es importante someterse a un asesoramiento genético si está considerando realizar una prueba genética. Una razón es para que comprenda el procedimiento y los resultados de la prueba y esté preparado para cualquier respuesta. Más importante aún es que se pueden notar tendencias en el riesgo para las cuales aún no hay pruebas disponibles, pero basándose únicamente en el historial, se puede recomendar que se realicen pruebas de detección adicionales.

Las pruebas genéticas pueden parecer tan simples como un análisis de sangre rápido, pero no es tan simple. Como ejemplo rápido, si tiene un miembro de la familia que tuvo cáncer de mama y una mutación particular en el gen BRCA2, esa mutación en particular podría ser analizada. De lo contrario, un panel completo solo para evaluar todas las mutaciones en el gen BRCA2 solo puede costar varios miles de dólares. Teniendo en cuenta que esta es solo una prueba genética, puede ver hacia dónde se dirige.

Con el tiempo y con el proyecto del genoma humano completado, este tipo de pruebas debería mejorar, pero la ciencia todavía está, en muchos sentidos, en su infancia.

Algunos puntos para considerar y discutir con un asesor genético antes de que le realicen las pruebas genéticas incluyen:

  • ¿Qué harías y cómo te sentirías si supieras que tienes una predisposición genética a algún tipo de cáncer?
  • ¿Qué tan precisos son los resultados?
  • ¿Qué le dice realmente la prueba?
  • ¿Cuáles son las limitaciones de la prueba?

Las pruebas genéticas pueden indicarle que está predispuesto a una mutación genética en particular que puede predisponerlo a una forma particular (o más) de cáncer. Para la mayoría de los cánceres, existe el temor de que las pruebas genéticas den a las personas una falsa seguridad sobre la falta de riesgo. Echemos un vistazo a algunos cánceres.

El cáncer de mama ciertamente es hereditario, ya que aproximadamente el 10% de los cánceres de mama se consideran "genéticos".

Muchas personas están familiarizadas con las mutaciones del gen BRCA1 / BRCA2 y el cáncer de mama. Cuando Angelina Jolie se sometió a su mastectomía preventiva debido a una de estas mutaciones, el público se interesó en las pruebas de estos genes. Desafortunadamente, la prueba de estos genes no es tan simple como realizar un "análisis de sangre", ya que hay muchas formas en las que los genes BRCA1 y BRCA2 pueden mutar.

BRCA1 y BRCA2 son genes supresores de tumores. Estos genes se heredan con un patrón autosómico recesivo, lo que significa que ambas copias de su gen deben mutarse para desarrollar cáncer de mama. Si está considerando hacerse la prueba, no se pierda estos pensamientos sobre si debe o no realizarse la prueba genética del cáncer de mama.

La genética del cáncer es en realidad mucho más complicada que esto. Por ejemplo, puede haber mutaciones en oncogenes, genes que son como el acelerador de un automóvil. Con estas mutaciones, es posible que solo sea necesario que haya una mutación en una copia del gen (autosómico dominante). Por el contrario, muchos genes supresores de tumores se heredan como se indicó anteriormente. Además, hay muchos otros factores y mecanismos demasiado complicados para abordar aquí, y la mayoría de los cánceres son causados ​​por una combinación de varias mutaciones (con algunas excepciones importantes) que incluyen tanto oncogenes como genes supresores de tumores, y la mayoría de las mutaciones, nuevamente, ocurren después nacimiento.

El cáncer de próstata también puede ser hereditario y parece haber un vínculo entre el cáncer de próstata y el de mama.

Si tiene antecedentes familiares de cáncer de próstata, asegúrese de hablar con su médico. Por ejemplo, la prueba de PSA puede salvar vidas, pero no es para personas mal informadas. El cáncer de próstata tiene un alto vínculo genético, ya que se estima que el riesgo heredado de cáncer de próstata es tan alto como 60%, aunque se cree que solo del 5 al 10% está relacionado con genes de susceptibilidad genética. Si su padre o hermano ha tenido cáncer de próstata, su riesgo es más del doble que el de alguien sin antecedentes familiares de la enfermedad.

Hay varias cosas que se deben comprender con respecto al cáncer de colon, o varios "tipos" de predisposición. En general, alrededor del 20% de las personas que desarrollan cáncer de colon tienen antecedentes familiares de la enfermedad. La predisposición al cáncer de colon se puede transmitir de varias formas:

  • Podría tener antecedentes familiares de cáncer de colon.
  • Podría tener un síndrome de cáncer de colon hereditario como el síndrome de Lynch (cáncer colorrectal hereditario sin poliposis), síndrome de poliposis adenomatosa familiar o síndrome de poliposis juvenil.
  • Podría tener una enfermedad inflamatoria intestinal que se presenta en su familia, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, que a su vez pueden aumentar su riesgo de desarrollar cáncer de colon.

Algunas predisposiciones hereditarias al cáncer abarcan muchos cánceres y varios cánceres, además de los mencionados anteriormente, tienen un componente genético. Muchas personas no son conscientes de algunos riesgos genéticos, por ejemplo, que el 55% del riesgo de melanoma de una persona se debe a factores genéticos o que las mujeres que fuman y tienen la mutación BRCA2 tienen el doble de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Esto simplemente enfatiza por qué es tan importante hablar con su médico y compartir una historia familiar cuidadosa.

La Ley Federal de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros de Salud (HIPAA) previene la discriminación contra las personas basada en pruebas genéticas para el cáncer con respecto a la capacidad de obtener un seguro de salud. Dicho esto, es importante considerar las posibles ramificaciones de las pruebas genéticas en relación con las futuras aplicaciones de seguros de vida y otras posibles condiciones en las que se le puede preguntar acerca de dichas pruebas.

Quizás esa fue una forma astuta de plantear un punto importante y final. Ciertamente, nunca querrá estar predispuesto al cáncer o ser portador de un gen asociado con el desarrollo del cáncer. Pero tener una conciencia del riesgo genético y actuar sobre la base de esa conciencia puede dejarlo en un lugar aún mejor que si no tuviera el riesgo. ¿Cómo es eso?

Aproximadamente el 10% del cáncer de mama se considera genético, lo que significa que el 90% no lo es. Muchas mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama son muy cuidadosas con las pruebas de detección y consultan rápidamente a sus médicos si tienen un bulto. Para aquellos sin antecedentes familiares, puede haber una falta de la misma conciencia o puede pensar que tal vez el bulto no es nada porque no hay antecedentes familiares. En este escenario teórico, la mujer con el vínculo hereditario puede actuar más rápidamente, y diagnosticar su cáncer de mama en una etapa más temprana y curable de la enfermedad, que la mujer sin antecedentes familiares.

Como nota final, asegúrese de seguir un estilo de vida de prevención del cáncer. Algunos cánceres que parecen ser hereditarios pueden no ser genéticos en absoluto y, en cambio, se deben a una exposición común. Un ejemplo sería una familia de no fumadores que desarrollan cáncer de pulmón. En lugar de que esto sea un vínculo genético, es posible que todos estuvieran expuestos al radón en el hogar.

Mi Opinión

Me gustaría decir esto sobre el tema. Algunas personas asumen que debido a que sus familiares han tenido cáncer, es genético. Sin embargo, los problemas emocionales y de alimentación pueden ser los mismos. A conocía a una mujer que tenía cáncer de colon. Me dijo que su padre lo tuvo toda su vida y que no creía que lo conseguiría tan joven. Le pregunté si lo estaba planeando. Se congeló por un momento y se dio cuenta de que lo había hecho.

Creo que el cáncer hereditario es un porcentaje muy pequeño. En la mayoría de los casos es emocional o ambiental o una combinación de ambos. Puedes ser Jesús, lame una vara de plutonio y lo conseguirás. El factor medioambiental es del 100%. O podrías ser ese niño que estaba encerrado en un armario y vive en el Tíbet. El factor emocional es del 100%. En la mayoría de los casos, es una combinación de ambos.

Hay una historia que no estoy seguro de que sea cierta. Dice así. En un pueblo del sur, pusieron una refinería de petróleo en el medio. Después de varios años, aproximadamente el 40% de la población contrajo cáncer. Cuando el pueblo fue a demandar, perdieron. El juez dijo que cada uno tenía un tipo diferente de cáncer. Esto se debe a que cada persona tiene un problema emocional diferente.

Nunca sugeriría quimioterapia o radiación. Estos destruyen el sistema inmunológico. En la mayoría de los casos, el cáncer regresará en 5 años con una venganza. Los cánceres de cerebro, páncreas y huesos son los peores.

Los alemanes han desarrollado un método en el que insertan una aguja gigante que va al tumor en el cerebro y libera quimioterapia, por lo que se centraliza. Tiene resultados asombrosos.

La hierba china llamada Lei Gong Teng Pian ha tenido resultados asombrosos. Especialmente con Pancreatic.

Creo que la mejor clínica que existe es la Clínica Burzinski en Houston Texas.

Yo mismo he vencido al cáncer y ayudaré a cualquiera que lo tenga de forma gratuita.

Mi consejo es este. No la conviertas en tu historia. Creo que somos el director, los escritores, los actores y el equipo de nuestra propia película que hacemos. No lo acepte y trate de no decírselo a tanta gente. Todos tienen consejos y lástima.

Busque médicos que tengan los mejores resultados. No escuche a la AMA ni a la Sociedad Estadounidense del Cáncer. Este es un negocio de un billón de dólares y lo hacen por el dinero.

Bombee tanta vitamina C en su cuerpo y coma alcalina. Ponga un limón en cada vaso de agua y deje de comer productos azucarados, incluida la fruta. Limpia tu casa de todos los productos tóxicos.

Nuestra fórmula contra el cáncer incluye Una De Gato, Graviola, Jergon Sacha y Noni.

Una De Gato ayuda a aumentar la producción de linfocitos T y macrófagos, tonifica la sangre y puede usarse como un combatiente de infecciones de amplio espectro. Una de Gato también ayuda a reparar la matriz lipídica en las paredes celulares y es particularmente buena para detener la expansión de las células cargadas de virus. En la Universidad de Milán, Renato Rizzi dirigió un experimento con Una de Gato en lo que se refiere a sustancias cancerígenas (mutagénicas) en fumadores. Es bien sabido que la orina de los fumadores contiene sustancias mutagénicas. Cuando se administró Una de Gato durante dos semanas, la orina de los fumadores volvió a la normalidad.

Cuando se toma por vía oral: Una de Gato es posiblemente seguro para la mayoría de las personas cuando se toma a corto plazo. Puede causar dolor de cabeza, mareos y vómitos en algunas personas.

Embarazo: Existe cierta preocupación de que Una de Gato posiblemente no sea segura durante el embarazo cuando se toma por vía oral. Evitar el uso de.

Enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple (EM), el lupus (lupus eritematoso sistémico, LES) u otras afecciones similares: la uña de gato puede hacer que el sistema inmunológico se vuelva más activo. Esto podría aumentar los síntomas de las enfermedades autoinmunes. Si tiene una de estas afecciones, es mejor evitar el uso de uña de gato sin consultar con su proveedor de atención médica.

Trastornos hemorrágicos: Una de Gato podría retardar la coagulación sanguínea. Existe la preocupación de que Una de Gato pueda aumentar el riesgo de hematomas o sangrado en personas con trastornos hemorrágicos.

Presión arterial baja: existe alguna evidencia de que Una de Gato podría disminuir la presión arterial. Si su presión arterial ya está baja, esto podría ser un problema.

Leucemia: Una de Gato podría empeorar esta condición. No lo use si tiene leucemia.

Cirugía: Existe la preocupación de que Una de Gato pueda dificultar el control de la presión arterial durante la cirugía. Deje de tomar Una de Gato al menos 2 semanas antes de una cirugía programada.

Lactancia: No hay suficiente información confiable para saber si Una de Gato es seguro de usar durante la lactancia. Manténgase en el lado seguro y evite su uso.

A la Graviola se le ha llamado el árbol milagroso. Científicos de América del Norte se enteraron del legendario árbol curativo y, a través de docenas de pruebas in vitro, descubrieron su capacidad para matar células malignas de 12 tipos diferentes de cáncer, incluidos ovario, colon, mama, próstata, pulmón, hígado, cuello uterino, linfoma y cáncer de páncreas. La investigación de laboratorio mostró que es 10,000 veces más fuerte para matar las células del cáncer de colon que la adriamicina, un fármaco de quimioterapia de uso común. Y Graviola, a diferencia de la quimioterapia, puede matar las células cancerosas sin dañar las células sanas.

Es posible que la graviola no sea segura cuando se toma por vía oral. Puede matar las células nerviosas del cerebro y otras partes del cuerpo. Puede causar trastornos del movimiento similares a la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, se necesita más investigación para confirmar esto.

Embarazo o lactancia: No use Graviola. Posiblemente no sea seguro si se toma por vía oral.

Jergon Sacha se promociona allí como un remedio natural para el VIH / SIDA, tumores cancerosos, problemas gastrointestinales, hernias (como una decocción aplicada tópicamente), temblores de manos, palpitaciones del corazón y para mejorar la función inmunológica.

No utilizar durante el embarazo o la lactancia.

Noni es eficaz como tratamiento contra el cáncer debido a que estimula la producción de óxido nítrico: Recientemente, los investigadores encontraron que la razón principal por la que el jugo de Noni proporciona tantos beneficios es que estimula la producción de óxido nítrico en el cuerpo. El Premio Nobel de Medicina de 1998 fue otorgado a tres investigadores por el descubrimiento del óxido nítrico. Descubrieron que es una molécula de señalización involucrada en el control de la circulación sanguínea, regulando las actividades del cerebro, pulmones, hígado, riñones, estómago y otros órganos. Además, encontraron que efectuaba una gama "aparentemente ilimitada" de funciones en el cuerpo. Descubrieron que el óxido nítrico reduce el crecimiento tumoral y aumenta la respuesta inmunitaria contra la replicación radical de las células.

Embarazo y lactancia: Es posible que el noni no sea seguro durante el embarazo. Históricamente, el noni se ha utilizado para provocar abortos. No hay suficiente información confiable para saber si el noni es seguro de usar durante la lactancia. Manténgase en el lado seguro y evite su uso.

Enfermedad renal: el noni contiene grandes cantidades de potasio. Esto puede ser un problema, especialmente para personas con enfermedad renal. No use noni si tiene problemas renales.

Niveles altos de potasio: Beber jugo de fruta de noni puede aumentar los niveles de potasio en la sangre y hacerlos demasiado altos, especialmente en personas que ya tienen niveles altos.

Enfermedad hepática: el Noni se ha relacionado con varios casos de daño hepático. Evite el uso de noni si tiene una enfermedad hepática.

No podemos garantizar que nuestra fórmula elimine todos los cánceres. El cáncer es una lucha por la vida y su supervivencia depende de la  forma en que lo aborda.

https://www.webmd.com/cancer/guide/cancer-guide-cancer-types

https://www.cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/substances

https://www.acupuncturetoday.com/mpacms/at/article.php?id=32593

https://www.verywellhealth.com/hereditary-cancer-513775

https://www.burzynskiclinic.com/

https://www.naturalnews.com/027138_una_de_gato_cancer.html

http://architectsofanewdawn.ning.com/profiles/blogs/graviola-tree-10-000-times-stronger-killer-of-cancer-than-chemo

https://www.rain-tree.com/jergon.htm

https://www.cancertutor.com/noni/

http://www.raintree-health.com/jergon-sacha-powder-dracontium-loretense/

https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-758/noni

https://lifeenergysolutions.com/blog/emf-cancer-link/

https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-1054/graviola

https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-395/cats-claw

https://citizensfor5gawareness.org/2020/02/21/scientists-sue-fcc-for-dismissing-studies-linking-cell-phone-radiation-to-cancer/

https://www.cnet.com/news/who-cell-phones-may-cause-cancer/

https://www.healthline.com/health-news/sorting-out-the-science-can-cell-phones-give-you-cancer

https://www.cancer.org/latest-news/study-examines-cancer-rates-among-flight-attendants.html

https://theconversation.com/air-travel-exposes-you-to-radiation-how-much-health-risk-comes-with-it-78790

https://emfgrid.com/tv-radiation/

* Las declaraciones contenidas en este documento no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos. La información contenida en este archivo de base de datos de plantas está destinada únicamente a fines educativos, de entretenimiento e informativos. Esta información no está destinada a diagnosticar, prescribir o reemplazar la atención médica adecuada. La planta descrita en este documento no está destinada a tratar, curar, diagnosticar, mitigar o prevenir ninguna enfermedad. Consulte nuestras Condiciones de uso para utilizar este archivo de base de datos de plantas y sitio web.